Tarta de queso y sobaos pasiegos con limón, postre fácil sin horno (con vídeo)

Esta receta es ideal para cualquier momento: fácil y rica, refrescante y con pocos ingredientes. Además, se prepara sin horno. ¿Te animas a probarla?

Mónica Corredera
Mónica Corredera

Periodista

Tarta de queso y limón
8 personas
15 min

4

(24 votos)

Temporada:

Verano

Tipo Plato:

Postres

Precio:

€ €

Dificultad:

Fácil

Cuando el calor aprieta, encender el horno es lo que apetece menos del mundo. Así que si te apetece una tarta de postre, puedes preparar esta receta: una tarta de queso y limón, refrescante y deliciosa que, además, se hace sin ningún tipo de cocción.

La base de la tarta la hemos hecho con sobaos y la cobertura es una mermelada de arándanos que, si quieres, puedes preparar en casa de una forma muy fácil. En este artículo te descubrimos cómo hacerla.

¿A quién no le apetece este postre veraniego? Descubre cómo hacer la tarta paso a paso en nuestro vídeo.

Ingredientes paraTarta de queso y sobaos pasiegos con limón, postre fácil sin horno (con vídeo)

  • 300 gramos de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 500 mililitros de nata para montar (35% MG)
  • 80 gramos de azúcar
  • 1 sobre de gelatina de limón (85 gramos)
  • 375 mililitros de agua
  • Sobaos para la base
  • 2 o 3 cucharadas soperas de mermelada de arándanos

1. Prepara la gelatina

Calienta el agua en el microondas en un bol de cristal, sin que llegue a hervir, y añade el sobre de gelatina de limón, removiendo con una cuchara hasta que se disuelva por completo. Deja que se enfríe ligeramente.

2. Haz el relleno

En un recipiente grande pon el queso, la nata para montar y el azúcar. Remueve con unas varillas, hasta que el queso se vaya deshaciendo y consigas una mezcla cremosa y sin grumos.

3. Incorpora la gelatina

Una vez se haya templado la gelatina, incorpórala al recipiente de la crema de queso y nata, y mezcla hasta que quede completamente integrada.

4. Prepara el molde

Engrasa el interior del molde con un poco de aceite de oliva para que resulte más fácil desmoldar la tarta después. Vierte la mezcla en el molde y golpéalo sobre la encimera dos o tres veces para evitar que queden burbujas en la tarta.

5. Forma la base

Cubre la superficie de la mezcla con sobaos pasiegos, colocándolos con la parte inferior hacia arriba. Si lo prefieres, puedes utilizar cualquier tipo de bizcocho plano para hacer la base de la tarta. Tapa con film de cocina y mete el molde en la nevera durante cuatro horas como mínimo. Lo ideal es dejarlo hasta el día siguiente.

6. Desmolda la tarta

Una vez haya transcurrido el tiempo necesario, ya puedes desmoldar la tarta. Déjala reposar 10 minutos fuera de la nevera antes de hacerlo. Sujeta el molde y agítalo con fuerza hasta que notes que la tarta se despega de las paredes. Coloca un plato encima del molde y dale la vuelta. Si no sale a la primera, agita hasta que caiga sobre el plato.

7. Decora y sirve

Calienta la mermelada de arándanos en el microondas durante unos segundos para que se vuelva más líquida y cubre con ella la tarta de queso, extendiéndola con una paleta. ¡Ya puedes servir tu tarta!

Tartas fáciles sin horno

Hay muchas recetas de postres sin horno que se preparan de forma sencilla, como esta de queso y limón. Los ingredientes pueden variar, pero el procedimiento suele ser el mismo.

Se trata de tartas que cuajan en la nevera durante unas horas, que no suelen llevar huevo ni harina (ya que no se cocinan), y que son ligeras y refrescantes, perfectas para las tardes calurosas de verano.

Entre las muchas ventajas que ofrecen, no tendrás que preocuparte de si se queman en el horno, no consumirás energía y no pasarás calor. 

El ingrediente principal

Las tartas que se elaboran sin horno han de llevar un ingrediente especial que las ayude a cuajar en la nevera. Este suele ser la gelatina: les da consistencia que necesitan. Por eso, se requiere paciencia para dejarlas enfriar en la nevera el tiempo que necesitan, que ha de ser de varias horas.

Otro ingrediente que puede sustituir a la gelatina es la cuajada, que se disuelve en agua, leche o nata. También les dará cuerpo a este tipo de tartas sin cocción.

En la receta de hoy hay otra mezcla que favorece que la tarta adquiera consistencia: es la de la nata para montar, el queso y el azúcar. Eso sí, la nata ha de tener como mínimo un 35% de materia grasa, porque si tiene menos no ayudará a dar prestancia a la tarta.

¿Has preparado esta receta?

Marcar como cocinada

Notas de cocina

Comparte las notas de tu cocinado con otros usuarios o envía un mensaje privado

Mis notas
Las más útiles
Todas

¿Te ha gustado esta receta?

Puedes guardarla en tus favoritos, imprimirla o compartirla