Seguro que más de una vez has probado un brownie "poco brownie". O está demasiado seco y se desmigaja tanto que no puedes ni coger un trozo. O está crudo y pringoso en exceso. O tan esponjoso que más que un brownie, parece un bizcocho.

Y es que cocer una masa chocolateada puedes hacerlo de muchas maneras, pero no todas acabarán por ser un brownie. Este postre tiene que quedar denso, ligeramente apelmazado (aunque se debe al chocolate, porque harina lleva muy poca), ni seco ni demasiado líquido, pero sí húmedo.

Para conseguir este resultado, además de elegir una buena receta para hacer brownie, sigue estos 5 consejos y te aseguramos el éxito más absoluto.

1. Mezcla dos tipos de azúcar

La mayoría de recetas de brownie se preparan con azúcar blanquilla. Pero lo ideal es mezclar azúcar blanquilla y azúcar moreno a partes iguales. ¿Por qué? Porque la melaza que contiene el azúcar moreno hará que tu brownie quede más jugoso y también acentuará su sabor.

2. Elige un chocolate de calidad

Mientras más porcentaje de cacao tenga el chocolate, más puro será su sabor. Aunque es cierto que depende del gusto de cada uno, hay personas que prefieren el chocolate con leche al cocholate negro. Puedes variar el porcentaje de cacao del brownie para adaptarlo a tus preferencias. Como punto de partida, para un brownie auténtico, recomendamos que el mínimo sea del 75% de cacao.

3. Comprueba la cocción

El brownie no debe estar ni crudo, ni demasiado cocido. Porque no es un coulant, pero tampoco un bizcocho seco y sin gracia. Así que el punto de cocción es primordial para que te quede comme il faut. Para ello, comprueba la cocción del bizcocho introduciendo un palillo en la masa. Si el palillo sale limpio pero un poco húmedo, está en su punto, porque el calor que guarda en su interior acabará de cocerlo. En cambio, si el palillo sale con restos de masa cruda, es que necesita unos minutos más de cocción.

4. Funde el chocolate con la mantequilla de manera uniforme

Lo ideal es fundirlo en varios intervalos iguales de tiempo, es decir, calentarlo en el microondas 30 segundos, sacarlo, removerlo, y volver a repetir la operación hasta que se hayan fundido los dos ingredientes. Ten en cuenta que el chocolate se quema con facilidad, por eso es mejor ir fundiéndolo de poquito a poquito. Si se quemara, tendrías que tirarlo.

5. Utiliza el molde adecuado

El brownie es un bizcocho que no sube mucho, y para conseguir una cocción perfecta, lo ideal es que elijas un molde rectangular (se suele servir en porciones cuadradas o rectangulares) y poco profundo. Uno de unos 20 centímetros de lado es suficiente para recetas para 4 personas. Para que tengas una idea, el grosor de masa en crudo debe ser de unos 3 centímetros. Si vas a hacer el brownie al microondas, deberás utilizar un molde de silicona apto para este electrodoméstico ,que facilite la cocción y que permita desmoldar el brownie con facilidad.

Un truco extra:

Si quieres que todas las porciones de tu brownie sean exactamente iguales, en lugar de cortarlo con un cuchillo, utiliza un molde cuadrado o rectangular.

Cortar brownie con molde
Istock