Las patatas bravas son un básico del picoteo y las tapas de toda la vida. Pero es verdad que se pueden preparar de mil maneras distintas, ya no solo en cuanto a la salsa (en muchos sitios las sirven con una salsa de tomate picante y alioli o mayonesa con ajo, en otras con una salsa más parecida a la barbacoa...), sino también en cuanto al corte de la patata.

Las más tradicionales son las que están cortadas a dados, más o menos pequeños, en función de tus gustos personales. También hay quien las corta a rodajas un poquito gruesas, en gajos con piel (tipo patatas deluxe), o en mitades si son patatitas mini. La gran mayoría son patatas fritas, pero también hay quien, para limitar el aporte calórico del plato, las cuece al horno y así no absorben tanto aceite.

La receta que te proponemos hoy no es ninguna de las anteriores. Es mucho más original. Porque las patatas, en lugar de patatas fritas, parecen churros. Incluso la sal gorda que tienen por encima simula el azúcar de los churros... ¿Quieres saber cómo se preparan? Sigue leyendo...

Patatas bravas originales
Ingredientes
  • 2 patatas grandes
  • Aceite de oliva
  • Sal gorda
  • Pimienta
  • Mantequilla
  • Salsa brava
Paso a paso
  1. Cuece las patatas

    Pon un cazo con agua salada al fuego y, cuando hierva, agrega las patatas, peladas y troceadas. Cuécelas unos 15 minutos, hasta que estén tiernas.

  2. Haz un puré

    Escurre las patatas, cháfalas bien con un tenedor y salpimienta a tu gusto. Agrega un par de cucharadas del agua de la cocción y una nuez de mantequilla en pomada y mezcla bien hasta que se incorporen todos los ingredientes. Introduce el puré de patata en una manga pastelera con boquilla estriada de un par de centímetros de diámetro. Reserva en la nevera.

  3. Calienta el aceite de freír

    Pon abundante aceite de oliva en una sartén y caliéntalo. Fríe las patatas, dándoles forma de churro desde la manga pastelera, hasta que estén tostadas por todos los lados. Déjalas escurrir sobre papel absorbente y espolvoréalas con sal gorda.

  4. Emplata y sirve

    Sírvelas bien calientes, con la salsa que más te guste: brava, mayonesa, alioli...

Alternativas a tus bravas-churro:

  • Como la base es un puré de patata, puedes aromatizarlo a tu gusto. Puedes añadir trufa rallada, por ejemplo, o un poco de pimentón (dulce o picante), incluso unas hierbas aromáticas frescas o secas, como orégano, romero, hierbas provenzales...
  • Dales tu forma preferida. Aquí las hemos hecho como si fueran churros normales, pero puedes darles forma de lazo, por ejemplo, o de porra. Ten en cuenta que la patata ya está cocida, así que solo necesitas que se tuesten por fuera.
  • Es importante que el puré te quede bien denso, para que al freír los "churros" mantengan la forma. También te ayudará tener el puré de patata bien frío, incluso puedes introducirlo unos minutos en el congelador.