Rosquillas de naranja caseras, la receta de la abuela (de toda la vida)

Esponjosidad y cítrico es lo que mejor define esta receta que ha pasado de generación en generación. Anímate a preparar estas rosquillas de naranja receta de la abuela

blanca mas de xaxas
Blanca Mas de Xaxas

Redactora web Cocina Fácil

Cargando vídeo: Rosquillas de naranja

Cocina Fácil / RBA / Isabel Lloret

Rosquillas de naranja
Cocina Fácil / RBA / Isabel Lloret

Aunque sea tradición comer rosquillas en Cuaresma y Semana Santa, es un dulce perfecto para disfrutar durante todo el año. ¡Revive momentos de la infancia en la cocina de la abuela preparando sus rosquillas! Hoy compartimos contigo una receta de rosquillas de naranja.

Lo mejor de todo es lo fácil y rápido que es prepararlas. Con ingredientes que seguramente tengas en casa como harina, huevos, mantequilla, azúcar, ralladura de naranja... en cuestión de minutos tendrás la masa lista para formar los roscos y empezar a freírlos. Sigue el paso a paso que compartimos a continuación y consigue la esponjosidad perfecta en una rosquilla con esta receta.

Rosquillas de naranja caseras
Para 4 personas
Ingredientes
  • 3 huevos
  • 100 gramos de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1 taza de aceite de oliva
  • 1 copita de licor de anís
  • 50 gramos de mantequilla
  • 1 piel de naranja rallada
  • 400 gramos de harina
  • Aceite para freír
  • Azúcar para rebozar
Paso a paso
  1. Prepara la masa

    En un  bol casca los huevos y después añade el azúcar, el polvo para hornear, el aceite y el anís. Mézclalo bien y agrega la mantequilla fundida, la ralladura de naranja y la harina.

  2. Forma las rosquillas

    Amasa bien la mezcla hasta conseguir una masa densa que no se te pegue en las manos. Colócala encima de la mesa y córtala en trozos pequeños y dale forma de bola a casa uno para después formar las rosquillas haciéndoles el agujero en medio.

  3. Fríe las rosquillas

    Calienta abundante aceite en una sartén y fríe las rosquillas, cuando estén doradas de un lado dales las vuelta para que se terminen de dorar. Una vez listas, sácalas de la sartén y colócalas sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

  4. Reboza en azúcar

    Mientras las rosquillas aun están calientes, rebózalas con azúcar. Ahora ya puedes servirlas y disfrutarlas.

Explora nuevas formas de disfrutar de las rosquillas cambiando el sabor. Por ejemplo, sustituye la ralladura de naranja por de limón y dale un toque diferente o añade un chorrito del licor que más te guste... anímate a probar con variaciones y descubre cuales son tus rosquillas favoritas.