Postre fácil y delicioso (¡en 15 minutos!) para aprovechar fresones feos o mustios

Esta receta de aprovechamiento sirve para dar salida a esos fresones que no puedes llevar tal cual a la mesa porque tienen algún golpe, están un poco verdes o a punto de pasarse. Es un postre delicioso y lo harás en 15 minutos.

Cristina Alvarez, directora de Cocina Fácil
Cristina Alvarez

Directora de CocinaFácil.com

Mousse de fresa
Istock

Seguro que te ha pasado más de una vez. Compras una caja hermosa de fresones, aparentemente son perfectos y huelen de maravilla incluso a través del envoltorio. Pero cuando llegas a casa, ves que solo están bonitos las de la capa superior. Los de abajo están más mustios, no están maduros, son feos, más pequeños, tienen algún golpe e incluso alguno empieza a tener un poco de moho. ¡Qué rabia!, ¿verdad?

La buena noticia es que no hace falta que los tires. Primero lávalos todos. Selecciona los que están bien y guárdalos para consumirlos en los próximos días. Y los que están más pachuchos, límpialos, retirando el pedúnculo y las partes que están en mal estado. Con los trozos que puedas aprovechar, hoy te damos una receta facilísima, un postre que te servirá para cualquier ocasión, incluso si tienes invitados en casa. Una mousse de fresa que está para chuparse los dedos.

Solo necesitas 4 ingredientes: fresones, nata para montar, mascarpone y azúcar glas. ¡Ah! y dos batidoras. Una para triturar los fresones y una batidora de varillas eléctrica para semimontar los ingredientes.

Mousse de fresa
Para 4 vasitos
Ingredientes
  • 250 gramos de fresones
  • 75 mililitros de nata para montar
  • 50 gramos de queso mascarpone
  • 25 gramos de azúcar glas
  • Unas hojas de menta
Paso a paso
  1. Tritura los fresones

    Pon los fresones en la batidora o el procesador y tritúralos hasta lograr un puré de textura bastante líquida.

  2. Bate el queso

    Pon el queso en un cuenco amplio y bátelo con varillas eléctricas. Añade el azúcar glas en 3 veces, hasta que se integre con el queso.

  3. Agrega la nata

    Ve virtiendo la nata, también en 3 veces, y sigue batiendo sin parar, para conseguir una textura semimontada.

  4. Añade los fresones

    Agrega también el puré de fresón, en un hilo y sin dejar de batir, para conservar la textura de mousse.

  5. Reserva en la nevera

    Enfría la mousse, cubierta con film transparente, hasta el momento de servirla. Repártela en copas o bols individuales y decóralas con unas hojas de menta fresca.

No dirás que no es fácil... Y refrescante, saludable, apetitosa... Gustará a todos, mayores y pequeños, y si quieres hacer este mismo postre para un día de fiesta o cuando tienes invitados en casa, decórala con unas virutas de chocolate o con un crumble casero.