La compatibilidad de Géminis y Capricornio tiende estar por debajo de la media porque ambos signos tienen una forma muy diferente de enfocar las situaciones y la vida en general. Sin embargo, si el objetivo común que une puntualmente a estos signos despierta el suficiente interés en ellos, sabrán cómo hacer para que la relación, del tipo que sea, acabe funcionando. Géminis es uno de los signos más impulsivos del zodíaco, al que no le asustan los cambios ni lo imprevisto. Lo que le asusta es una vida planificada al detalle que él considera aburrida. En cambio, Capricornio ama tenerlo todo bajo control y detesta los imprevistos.

GÉMINIS Y CAPRICORNIO EN EL AMOR: Sus personalidades tan dispares supondrán una verdadera revelación para ambos.

En el capítulo sentimental incluso dos signos tan dispares como Géminis y Capricornio pueden llegar a entenderse si entre ellos surge una base de verdadero amor. Aquello que dice “el amor mueve montañas” puede ser cierto en el caso de esa pareja. También se dice que cuando dos personas se aman de verdad no hay nada ni nadie en el mundo capaz de separarlos. Así parece ser en el caso de Géminis y Capricornio, aunque antes de llegar a este momento de amor total, han de encontrar en nexo de unión que les permita iniciar la relación y ahí es donde pueden surgir los inconvenientes. La potente atracción física y sexual que pueden sentir Géminis y Capricornio será la piedra filosofal sobre la que construir el resto. El enamoradizo Géminis se sentirá atraído de inmediato por la personalidad tan compleja de Capricornio. Éste, a su vez, se dejará seducir por la brillantez de Géminis. Si Capricornio logra hacer atractivos para Géminis los valores de la constancia y la capacidad de esperar, tienen un punto a favor. Sólo falta que Géminis sepa contagiar a su pareja sus ganas de vivir y disfrutar de la vida. Su relación sentimental, aunque no suele darse con frecuencia, puede ser feliz y duradera gracias al equilibrio que conseguirán si se proponen modificar estos aspectos. 219

GÉMINIS Y CAPRICORNIO EN LA AMISTAD: Aunque les llevará un tiempo, su amistad trascenderá por encima de todo.

A pesar de sus muy distintos rasgos de personalidad, la amistad entre Géminis y Capricornio puede tener futuro. Ambos suelen tener un buen número de amistades que muchas veces también son sus admiradores. Capricornio valora mucho la amistad y suele tener relaciones profundas con las personas a las que integra en su vida, si no llega a ser un amigo incondicional, se le parece mucho. Géminis, por su parte, atrae a la gente por su personalidad brillante, aunque no concede tanta importancia a estas relaciones. En este aspecto, Géminis y Capricornio se complementarán a la perfección porque Géminis le ofrece un mundo interior muy complejo y también le desvela la mejor forma de sacar todo el partido posible de la vida. Capricornio comprenderá las razones y sabrá sacar provecho de estas experiencias que, aún sin querer, le revela Géminis, quien a su vez aprenderá que la verdadera amistad hay que valorarla y potenciarla. Le seducirá poder conocer más a fondo el intrincado mundo interior de Capricornio y este descubrimiento le entusiasmará. Con el paso del tiempo, Géminis y Capricornio comprenderán que su amistad trascenderá por encima de cualquier obstáculo y que juntos podrán vivir experiencias que por separado no podrían ni soñar.

GÉMINIS Y CAPRICORNIO EN EL TRABAJO: El talento negociador de Géminis y la capacidad analítica de Capricornio les harán triunfar.

Es en este ámbito donde Géminis y Capricornio tienen sus mayores coincidencias. Ambos conceden un valor inusual al trabajo, lo consideran primordial en su vida, en algunas ocasiones por encima de la pareja, la familia o los amigos. Además, sus respectivos rasgos de carácter hacen que se complementen a la perfección. Géminis admira a la personas que creen que todo se puede mejorar, como Capricornio. Aunque externamente parece que están en las Antípodas el uno del otro, lo cierto es que no existen signos más complementarios en este aspecto, aunque no lo manifiesten abiertamente. Capricornio posee una mente fría que hace muchísima falta al impulsivo Géminis. Los nativos del signo de Capricornio siempre tienen un plan B. Valoran el lado negativo de las cosas, no por pesimismo sino para buscar soluciones antes de que aparezcan los problemas. Si Géminis tiene un puesto por debajo de Capricornio en el escalafón jerárquico, no será un problema, porque éste sabe mandar y consigue que sus subordinados se sientan a gusto. En cambio, si la situación se produce a la inversa tendrán que negociar, pero el talento de Géminis para ello llevará la situación a buen puerto. Como socios, Géminis y Capricornio pueden alcanzar la cima. El talento negociador de Géminis y el espíritu administrador de Capricornio, serán la base de su éxito.