La compatibilidad de Géminis y Piscis es tan variable como el viento. De hecho no serían signos demasiado compatibles, pero experimentan una atracción mutua irresistible y en bastantes ocasiones la saben llevar a buen puerto. Otras veces, en cambio, las dificultades superan a las ventajas y no tiene demasiado recorrido. Donde más afinidades experimentan es en el terreno profesional porque ambos persiguen los mismos fines y se esforzarán al máximo para que las diferencias entre ellos no se perciban. Coinciden en tener grandes sueños y no reparar en esfuerzos para conseguirlos. Su divergencia consiste en que existe entre ellos una falta notable de comprensión hacia las necesidades del otro.

GÉMINIS Y PISCIS EN EL AMOR: Sus relaciones serán movidas pero con un trasfondo de pasión determinante.

Estamos ante dos signos duales y esto significa que no siempre muestran la misma cara. Géminis y Piscis pueden cambiar de actitud en un segundo y esto causa bastante desconcierto, sobre todo si uno muestra su lado “bueno”, mientras el otro se decanta por su lado “malo”. En el ámbito sentimental, ambos sienten una atracción irresistible hacia el otro y serán protagonistas de romances apasionados a la vez que románticos. Géminis se encargará de lo primero y Piscis de lo segundo. Géminis se siente cautivado desde el primer momento por la sensibilidad de Piscis y a éste le impactará brillantez, la alegría y la sociabilidad de Piscis. Sin embargo, eso mismo que le deslumbra, es lo que le causa mayor incertidumbre al inseguro Piscis. Nada amante de las declaraciones explícitas, Géminis puede provocar sin querer el desencanto de Piscis, aún estando en pleno enamoramiento. El signo del los peces necesita que le recuerden constantemente que son amados y esto es algo a lo que Géminis no presta la menor atención, presupone que el otro ha de saberlo, no es necesario manifestarlo a cada momento. Estas veladas exigencias son las que hacen dudar al signo de los gemelos, que se siente presionado por estas exigencias. La relación entre ambos estará plagada de altibajos, aunque si las rencillas son constantes, también lo serán las reconciliaciones y estas últimas, además, serán memorables.

GÉMINIS Y PISCIS EN LA AMISTAD: Su relación discurrirá intentando descubrir los recovecos de la personalidad del otro.

La compatibilidad en la amistad entre Géminis y Piscis, depende en gran medida de la fuerza de voluntad que tengan ambo para conducir esta relación por el buen camino. Tanto Géminis como Piscis necesitan poner interés por su parte y mucha comprensión porque pertenecen a dos signos mutables y esto significa que comparten algunos aspectos positivos pero bastantes más de negativos. Géminis aspira a una tranquilidad que Piscis posiblemente no pueda aportarle. Sin embargo, el etéreo Piscis conseguirá atraer la atención de Géminis con su peculiar forma de ver la vida. Éste podría ser el punto de partida para una amistad que se basará en el interés de Géminis por descubrir qué hay en la profundidad del espíritu de Piscis, por qué piensa de determinada manera tan opuesta a la suya. Por su parte, Piscis, se deslumbrará con la facilidad de palabra de Géminis, querrá entender en su discurso lo que quiere oír no lo que el otro está diciendo realmente. Aún así, este deseo de conocer mejor al otro se prolongará en el tiempo y por mucho que Géminis y Piscis descubran sus facetas antagónicas, siempre querrán intentarlo de nuevo manteniendo una amistad que, curiosamente, les dará a ambos muchas satisfacciones.

GÉMINIS Y PISCIS EN EL TRABAJO: Si confían mutuamente en sus respectivos talentos, tienen un futuro prometedor.

Es en el ámbito laboral donde son más compatibles Géminis y Piscis. Su cualidad común de no regatear esfuerzos y de lograr su propósito cueste lo que cueste, les hará sentir acompañados por alguien que comparte sus mismos intereses. Por eso, en este terreno no desconfiarán nunca el uno del otro. Tienen también idénticos intereses en evolucionar y aprender. Cuando Géminis y Piscis se unen para llevar a la práctica algún proyecto son realmente imparables y pueden conseguir grandes beneficios económicos de estas acciones conjuntas. Sin embargo, no es el dinero el que mueve a ninguno de estos dos signos, no lo despreciarán, desde luego, se alegrarán de haberlo conseguido, pero lo que realmente les llena es la satisfacción personal de haber conseguido algo difícil. En este ámbito, aunque también en los demás, Géminis quizá no sepa apreciar en su justa valía el poder intuitivo de Piscis, el más desarrollado de todo el zodíaco. Si llega a confiar en él, junto con su iniciativa brillante para llevar a término cualquier idea, llegarán sin duda a lo más alto. Es ahí donde también podrían surgir ciertas diferencias. Géminis, quizá de un modo inconsciente, puede llegar a atribuirse todo el mérito algo que puede sentar fatal a Piscis, quien no es muy amante de felicitaciones ni de palmadas en la espalda, pero tampoco tolera las injusticias.