La compatibilidad de Tauro y Virgo no es de las más altas, aunque pueden llegar a compenetrarse muy bien si ponen voluntad en ello. Ambos pertenecen a signos de Tierra y comparten muchos rasgos en común. Sin embargo, los aspectos que les diferencian, aunque no sean tantos, son poderosos y tendrán que hacer un esfuerzo para conseguirlo. Claro que a ni a Tauro ni a Virgo les falta tenacidad y capacidad de esfuerzo. Andan sobrados de ello y por eso también es posible que su relación llegue a buen puerto en algunas ocasiones si ambos se lo proponen y luchan por ello.

TAURO Y VIRGO EN EL AMOR: Se atraerán desde el primer minuto y pueden llegar a descubrir en el otro a su alma gemela.

Es en este terreno, el sentimental, donde la compatibilidad entre Tauro y Virgo es más alta. De hecho sus caracteres primarios encajan a la perfección en lo que se refiere al amor, donde no intervienen intereses de otro tipo que no sean los puramente emocionales. Signos ambos de Tierra, establecen rápidamente conexión aunque quizá no llegue a nivel de flechazo pero sí se atraerán desde el primer momento y querrán descubrir al otro, conocerle mejor. Si superan la timidez natural que tanto Tauro como Virgo experimentan en esos primeros contactos con cualquier persona, todo irá avanzando hasta que Tauro y Virgo descubran que en realidad se hallan ante su alma gemela o algo que se le parece mucho. Si llegan a este nivel, su relación se consolidará y su amor será profundo y duradero. A Tauro y Virgo les irá bien conocer algunas debilidades del otro signo. Tauro tendrá que contenerse en sus ansias de controlar a su pareja y adaptarse a la aparente frialdad de Virgo, que nunca es demasiado expresivo en sus demostraciones de amor. Virgo, por su parte, también deberá rebajar su sentimiento de posesión de la otra persona. No obstante, lo que comparten es vital para que todo funcione y es su deseo de sentirse cómodos y seguros. Esta relación se lo puede proporcionar.

TAURO Y VIRGO EN LA AMISTAD: Superarán todas sus diferencias con la lealtad que se profesarán siempre.

La amistad entre Tauro y Virgo se asienta sobre la lealtad que ambos signos valoran por igual. Si llegan a establecer estos lazos, serán amigos para siempre. La principal ventaja es que con sólo una mirada Tauro y Virgo son capaces de entenderse. Su complicidad llega a límites muy elevados y esto les sitúa en posición de pasárselo muy bien juntos. Algunas personas encuentran a Tauro demasiado obstinado y conservador, pero esto no sucede con los nativos y nativas de Virgo, sino todo lo contrario, lo que otros consideran defectos para ellos serán virtudes muy apreciadas. A ambos les gustan las cosas establecidas, las de toda la vida. Una vez establecidos sus vínculos personales, Tauro y Virgo ampliarán su relación a la de sus parejas, si las tienen, o sus familias, en el plano más tradicional. Aunque pueden surgir diferencias entre ellos, quizá por el carácter un tanto frío de Virgo, que expresará su afecto con gestos útiles y no con palabrería, o por la tozudez de Tauro al que cuesta hacer cambiar de opinión hasta agotar la paciencia de cualquiera. Todo ello quedará diluido por el sentido de la lealtad y también porque ambos les encanta hacer felices a los amigos.

TAURO Y VIRGO EN EL TRABAJO: La prudencia con que actúan ambos, puede hacer que las oportunidades se escapen.

Es en este ámbito donde Tauro y Virgo presentarán las mayores dificultades y menor compatibilidad. Al margen de sus diferencias de carácter, algunas veces difíciles de sobrellevar, Tauro y Virgo son signos muy precavidos, a quienes no les gusta en absoluto el riesgo y que además temen equivocarse. Siempre aseguran muy bien sus pasos y esto en realidad sería un aspecto positivo, lo que tiene de negativo es que mientras esperan que les llegue esta seguridad, las oportunidades se les escapan y luego serían capaces de echarse la culpa el uno al otro. El rasgo que comparten en este terreno Tauro y Virgo, es que ambos son muy esforzados y perseverantes. Si inician un proyecto, nada los detendrá. Tauro necesita tener jefes creativos y Virgo responde exactamente a esta necesidad. Virgo, por su parte, es el perfeccionismo puro, su minuciosidad es legendaria. Y es ahí donde Tauro y virgo encontrarán sus mayores divergencias. Virgo quizá le exija a Tauro un detallismo que éste no posee en esencia, aunque sea capaz de poner todo su empeño en cualquier tarea. Por otra parte, mientras Tauro trabaja esencialmente para conseguir estabilidad económica, Virgo también lo prefiere al prestigio. Este es quizá su punto de mayor conexión, pero deberán trabajarlo.