La compatibilidad de Tauro y Escorpio sería muy alta si en sus respectivos signos no de diera una característica que puede crear diferencias notables entre ambos. Suelen ser personas testarudas, nada predispuestas a cambiar de opinión. Pese a ello, si llegan a relacionarse en distintos ámbitos, formarán una pareja comprometida y consecuente. Sus respectivos elementos, Tierra y Agua, les proporcionan buena comunicación y el caso concreto de Tauro y Escorpio, se circunscribe dentro de los signos llamados opuestos y complementarios, que como su propio nombre indica sienten de muy diferente manera pero necesitan del otro para ser mejores y tener más éxito en la vida.

TAURO Y ESCORPIO EN EL AMOR: Si consiguen afianzar su relación, es difícil que sus vidas acaben tomando caminos distintos.

La relación sentimental entre Tauro y Escorpio está marcada por su notable testarudez. Es en el terreno en el que les cuesta más a ambos hacer concesiones, ya consideran que no tienen por qué ceder si la razón está de su parte. Cuando esto se traslada al nivel de las emociones y del amor, puede suponer un grave contratiempo para la buena marcha de la relación entre Tauro y Escorpio. Afortunadamente esto no suele producirse en los primeros encuentros, en los que ambos sentirán una profunda atracción por el signo contrario. Les une también su deseo por las relaciones comprometidas y su carácter un tanto celoso, que a la vez puede suponer un inconveniente. A Tauro le atrae de Escorpio esta similitud de pensamiento, mientras que Libra valora la personalidad de Tauro, su simpatía, su estabilidad y su condescendencia. Si Tauro se enamora de Escorpio necesitará sobre todo paciencia, mientras que Escorpio precisará hacerle entender que no ha de ejercer sus deseos de posesión sobre la pareja. Superados estos puntos débiles que podrían dar al traste con la relación, Tauro y Escorpio mantendrán estrechos lazos durante mucho tiempo, que estarán presididos por la fidelidad mutua y el deseo de Tauro y Escorpio de vivir en paz y tranquilidad.

TAURO Y ESCORPIO EN LA AMISTAD: La admiración mutua que se profesan superará las diferencias que crea a cada uno su propia esencia

Aunque de entrada puede que exista cierta desconfianza entre Tauro y Escorpio, muy pronto ambos percibirán que en la otra persona concuerdan aspectos que les son absolutamente complementarios. Sus lazos de amistad se basan en el conocimiento mutuo, que puede durar algún tiempo. Su intuición les señalará que aunque parezcan tan distintos, algo intangible los une y pocas veces Tauro y Escorpio dejarán de intentar este conocimiento más profundo de la otra persona. Cuanto más se conocen, más se admiran y no regatean elogios para el otro signo. Escorpio encuentra en Tauro el aliado perfecto para todas sus incursiones. El sociable Tauro jamás tiene un “no” para su amigo, sea cual sea la propuesta. El punto más débil de la relación de amistad entre Tauro y Escorpio, es el afán de dominio del primero. Sin embargo, la comprensión de Escorpio puede lograr reconducir estos intentos hasta llegar a un consenso en el que su relación se anteponga a todo lo que podría destruirla. La profundidad, paciencia y aguante que conforman la poderosa personalidad de Escorpio, tiene mucho peso en este tema tan importante. Por lo demás, ambos son amigos leales y fieles que podrán confiar ciegamente el uno y el otro sin que nunca asome ninguna sombra de traición.

TAURO Y ESCORPIO EN EL TRABAJO: Sus rasgos compartidos de no regatear esfuerzos y no correr riesgos innecesarios son la clave de su triunfo.

Si Tauro y Escorpio coinciden en el ámbito laboral el resultado es generalmente alentador. Ambos lucharán sin tregua ni descanso para conseguir el objetivo propuesto. Suelen entenderse bien ya de entrada, lo cual les supone una enorme ventaja, el primer peldaño de su imparable ascenso hacia el éxito. Tauro tiende admirar a las personas poco convencionales y muy creativas, cualidades innatas de Escorpio, que a su vez admira las cualidades de mando de Tauro, que se ven reforzadas por sus dotes de organización. Aries y Escorpio comparten también el don de la paciencia y la capacidad de observar con mucha atención los detalles que pueden hacer que un trabajo realizado de la misma manera sea un prodigio o un bodrio. Estas cualidades comunes de Tauro y Escorpio, tan necesarias a la hora de trabajar, hará que estén muy bien considerados como profesionales, más allá de los conocimientos técnicos que posean. También supone una ventaja en el aspecto económico para ambos, aunque Tauro valorará más este aspecto que Escorpio, menos atento a la cuestión material. Tampoco les seduce a ninguno de los dos correr riesgos innecesarios, Tauro y Escorpio no dan puntada sin hilo y ello les garantiza pocas discusiones sobre la forma de invertir o realizar sus proyectos. Cuando se lanzan, el éxito está asegurado.