La compatibilidad de Aries y Virgo, es distinta según el terreno en el que se muevan. Al intrépido e impaciente Aries le cautiva la sensatez de Virgo pero no soporta la excesiva crítica de éste y su actitud prudente que enlentece cualquier proceso. Por su parte, Virgo, se siente cautivado por el valor y la confianza en sí mismo de Aries, pero teme sus reacciones viscerales y su ímpetu e lanzarse. Sin embargo, parecen destinados a entenderse aunque quizá esto les lleve más tiempo del que sería de desear, sus relaciones en cualquier ámbito serán exitosas.

ARIES Y VIRGO EN EL AMOR: La relación entre Aries y Virgo puede pasar de ser explosiva al principio a ser compleja pero muy envidiable.

Éste es el terreno más resbaladizo para Aries y Virgo, aunque como en otros ámbitos si luchan por su bienestar y ceden a algunos aspectos que les molestan, acabarían formando la pareja perfecta. Las discusiones y pequeñas peleas son frecuentes entre Aries y Virgo. De hecho, sus manera de ver las cosas e incluso de expresarse los lleva a discutir por todo. Cualquier pequeño acontecimiento doméstico puede acabar en pelea. Aries es impetuoso, hace las cosas sin pensar y empujado por su faceta romántica, mientras que Virgo es más práctico y así expresa su amor…cuando lo hace, porque no suelen ser apasionados ni espontáneos, aunque estén en la fase plena de enamoramiento. Sin embargo, lo que les falta de pasión lo completan con lealtad. Aries puede dudar de los sentimientos de Virgo y quizá le cueste corresponder a una cosa de la que no está seguro o a iniciar un cortejo cuando parece que la parte contraria está pasando del tema. Pero el obstinado Aries puede descubrir la verdadera esencia de Virgo, ese perfeccionismo en el amor. Si quiere conquistar a Virgo, Aries deberá ser más tolerante y no desanimarse cuando no le diga “te quiero” a diario. La pareja de Aries y Virgo puede ser una de las más complejas pero también de las más satisfactorias de toda la rueda zodiacal. Si se aman y superan estos obstáculos, se entregarán completamente y para siempre.

ARIES Y VIRGO EN LA AMISTAD: Tendrán que hacer algunas concesiones por ambas partes si quieren mantener una amistad sólida.

Los nativos de Aries tienden siempre pecan por exceso de acción y eso es precisamente de lo que Virgo suele carecer. Aries y Virgo podrán mantener una buena amistad después de hacer muchas concesiones por ambas partes o también por el anhelo de conseguir algún objetivo en común muy deseado por los dos. En este último caso, Aries echará el freno y se dejará guiar por el afán de perfección de Virgo. Aries y Virgo tienen tendencia a echar siempre una mano al amigo que lo necesita, pero lo hacen de tan distinta manera que a veces puede parecer que en lugar de intentar ayudar lo que quieren es ponerle trabas. Virgo deberá procurar conocer muy bien la esencia ariana para poder comprender mejor a Aries, que si le ofrece su amistad lo hace sinceramente, sin ningún género de dudas. Además, a Aries le gusta la gente con buena disposición social y Virgo es este tipo de persona, discreto pero con cierto carisma de cara a la sociedad. Su humildad natural cae bien a todo el mundo y a la hora de conocerle esta actitud juega a su favor. Esto no le ocurre a Aries, que gusta también mucho socialmente, aunque diversos signos se retraigan de conocerle mejor por su actitud algunas veces apabullante, aunque no es más que energía pura. Entre Aries y Virgo puede generarse una amistad indestructible si Virgo aplica un poco de paciencia y Aries un poco más de reflexión.

ARIES Y VIRGO EN EL TRABAJO: Aprenderán mucho mutuamente de sus respectivos rasgos de carácter y lograrán alcanzar juntos el éxito profesional.

Si deciden o se ven obligados a trabajar conjuntamente, Aries y Virgo, obtendrán grandes resultados. Los Virgo demuestran todo su potencial cuando pueden comunicar sus conocimientos a otros y encontrará en Aries a un alumno perfecto, que aprenderá todo lo nuevo que le vaya llegando a la velocidad del rayo. En el caso de Aries y Virgo, nos podemos encontrar también con la paradoja de que sea el alumno quien enseñe al maestro. La capacidad de liderazgo natural de Aries, le coloca a veces en la posición de superior jerárquico de Virgo. Pero será éste quien tenga que indicar a Aries la mejor forma de realizar los trabajos para sacarles todo el partido posible. Aunque pudiera parecer lo contrario, Aries no se sentirá incómodo en esta relación un tanto extraña, porque rara vez tiene mala voluntad ni experimenta emociones negativas, como por ejemplo la envidia. En el fondo, les une su disposición a realizar el esfuerzo que sea necesario en el trabajo si esto les sirve para conseguir seguridad económica. Aries y Tauro pueden ser capaces de grandes logros aportando cada uno el granito de arena que hace falta aún en las tareas más complicadas. A Virgo le gusta trabajar con otras personas y su humildad naturales inhibe a veces de hacer realidad sus ambiciones. Pero Aries puede estimularle en este sentido, contagiarle su deseo de acción y empujarle a ello incluso.