La compatibilidad de Tauro y Leo depende de ciertos factores . Sus relaciones tienden a ser complicadas y cada uno ha de poner de su parte para conseguir que reine la armonía. Tauro desea estar tranquilo, la comodidad y el descanso, pero sólo coincide con Leo en el segundo punto. Se siente atraído por la creatividad y la seguridad que desprende Leo, pero teme su egocentrismo. A Leo, por su parte, le cautiva la sensualidad de Tauro y también le gusta su tenacidad, pero le echan para atrás sus temores, la terquedad y su temor a abrirse a mundo.

TAURO Y LEO EN EL AMOR: Pueden vivir relaciones muy apasionadas pero también breves si no llegan a un consenso.

Tauro y Leo comparten un rasgo en común y es que ambos destilan nobleza por todos sus poros y poseen un gran corazón. De entrada se atraen, sobre todo porque cada uno tiene lo que le falta al otro. En este primer contacto pueden surgir flechazos fulminantes y enamoramientos de primer orden. Digamos que son la pareja ideal para historias apasionadas pero Leo rehúye el compromiso y Tauro después de una primera etapa sentirá temor de encadenarse para siempre al impulsivo Leo. Tauro y Leo discrepan en una cuestión esencial y es la el compromiso. Tauro pertenece a un signo que persigue la estabilidad de todo tipo y por ello desea comprometerse o incluso casarse, mientras que Leo vive las relaciones al día, sin pensar demasiado en el futuro. No le gusta especialmente el compromiso y mucho menos el matrimonio. Aries y Leo tienen en común la fidelidad. Cuando están con alguien serán leales a esta persona, pero mientras Tauro mantendrá su postura “in eternis”, Leo en algún momento echará de menos su libertad tan preciada y deseará recuperarla. Para no llegar a este extremo, Tauro deberá procurar que Leo lo pase bien. Tener una buena vida es un punto en común, algo a lo que Tauro y Leo aspiran. Si consiguen este consenso, podrán alcanzar la felicidad y conseguir que su unión dure mucho tiempo.

TAURO Y LEO EN LA AMISTAD: Tendrán que establecer códigos de conducta para que su amistad perdure

Los nativos y nativas de Leo atraen la atención en cualquier parte que estén. Todos se les acercan como moscas a la miel, también el temeroso Tauro, que se siente cautivado por la brillante personalidad de Leo. De hecho, Tauro y Leo se complementan muy bien al principio. A Tauro le gusta la actitud benevolente de Leo, que suele mirar siempre por el bien de los demás. Pero estos inicios tan positivos en una relación de amistad entre Tauro y Leo, pueden acabar en agua de borrajas al cabo de un tiempo y quizá no demasiado. Ambos deberían poner mucha voluntad de su parte para limar estos aspectos que pueden llevar a separarles. A Tauro le gusta saber que cuenta con amigos incondicionales, y aunque Leo lo sea, posiblemente no se manifieste así. Dada su facilidad para las relaciones sociales, Leo cuenta con muchos amigos y conocidos, lo cual puede causar cierta inquietud en Tauro. Si la manifiesta, Leo se sentirá invadido y esto no le va a gustar. Para que la relación amistosa entre Tauro Leo se prolongue en el tiempo, Tauro deberá aparcar este sentido de propiedad que tiene sobre las personas por quienes siente afecto y Leo tendrá que armarse de paciencia y comprender la bondad innata de Tauro.

TAURO Y LEO EN EL TRABAJO: Las tensiones se disiparán si ambos aspiran a un mismo objetivo rentable.

Las relaciones laborales entre Tauro y Leo no serán precisamente una balsa de aceite. Sus respectivos rasgos de carácter les alejan demasiado en este terreno, Pero tanto Tauro como Leo, detectarán con rapidez sorprendente lo productiva que puede resultar esta colaboración y ambos signos, interesados por los bienes materiales, aunque con distintas finalidades, harán todo lo posible por mantener los lazos laborales o profesionales que puedan unirles. Las relaciones entre Tauro y Leo pueden ser muy tensas y de hecho si pueden elegir, ya de entrada se inclinarán por otra opción. La impulsividad y genialidad de Leo, desbordará a Tauro, que tercamente se resistirá a acatar órdenes o a colaborar con las ideas y acciones un tanto impulsivas de Leo. Éste, por su parte, se sentirá sobrepasado por la increíble terquedad de Tauro en algunos momentos. Estas relaciones tan complicadas entre Tauro y Leo, se darán casi siempre si el orden jerárquico sitúa a uno por encima de otro. Sin embargo, cuando Leo y Tauro están al mismo nivel, sobre todo si planean algún proyecto conjunto, la inteligencia de ambos les llevará a la conclusión de que salir favorecidos económicamente, bien vale el esfuerzo de llevarse bien con el otro.