La compatibilidad de Leo y Virgo es regular, por no decir bastante escasa, aunque en el ámbito laboral tienen talentos complementarios que les unirán por alcanzar un bien común. En el amor y la amistad harán concesiones y podrán llegar a acuerdos para relacionarse óptimamente, pero tendrán que esforzarse. Virgo tiene una personalidad más mental, mientras que Leo se rige por su ego. Esto producirá choques entre ambos que sólo podrán resolverse con una buena dosis de voluntad por ambas partes y de la naturaleza o la intensidad del amor o el afecto que les una. Sus relaciones serán difíciles pero no imposibles.

LEO Y VIRGO EN EL AMOR: Sus diferentes personalidades les enfrentarán con frecuencia pero su afinidad pasional podrá con todo ello.

Aunque poseen personalidades muy distintas, ya sabemos que polos opuestos se atraen y esto es lo que va a suceder de entrada con Leo y Virgo, que se sentirán inmediatamente pillados por una fuerte atracción sexual que será en todo momento su principal coincidencia. Claro que esto no son palabras menores si tenemos en cuenta que la sexualidad tiene un elevado porcentaje en el éxito de una pareja. Sin embargo, los otros aspectos necesarios para que la unión funcione tendrán que cultivarse con esmero y aún así la relación no se verá exenta de ciertos problemas derivados de las discrepancias entre Leo y Virgo. La potente personalidad de Leo, hace que quiera brillar y divertirse, mientras que Virgo irá aceptando de entrada pero cuestionará muchos de los movimientos de Leo. Si el amor es sólido, Virgo, con mucha diplomacia, puede conseguir que Leo acepte sus críticas para mejorar el entendimiento entre ambos. Leo por su parte, quizá consiga que Virgo se tome las cosas menos en serio y consiga divertirse un poco más. Aunque su relación ande por la cuerda floja, se lo pensarán mucho antes de romper su vínculo de forma definitiva, porque en el fondo se admiran y se respetan. Si además entre ellos hay pasión, la fórmula está completa.

LEO Y VIRGO EN LA AMISTAD: Se elegirán como amigos pese a sus manifiestas diferencias y acertarán de lleno.

Los vínculos de amistad entre Leo y Virgo están asentados sobre una base de concesiones. Ambas personalidades se atraen porque cada uno tiene algo de lo que el otro carece. Cuando se establece una relación de amigos entre Leo y Virgo, el primero con toda seguridad probará de llevar siempre la voz cantante y de hecho lo conseguirá en numerosas ocasiones. Virgo se dejará arrastrar por los planes de Leo si estos le convencen. En numerosas ocasiones será así, porque a pesar de sus diferentes personalidades, Leo y Virgo comparten cualidades notables. Ambos son inteligentes y curiosos por lo que les atraerán muchas actividades de índole intelectual que podrán practicar juntos. Donde tienen menos probabilidades de coincidir es en el deseo de aventura del impulsivo Leo. Virgo no estará dispuesto a secundarle, a menos que pueda examinar previamente hasta el último detalle, lo cual restará espontaneidad a la iniciativa, algo que puede disgustar a Leo o le hará perder el interés. Se complementarán también en el aspecto económico, donde Virgo, más meticuloso, pondrá freno a ciertas aventuras que podrían afectar a sus bolsillos, algo que no parece importar al lanzado Leo. Esta amistad beneficiará también a la economía de ambos.

LEO Y VIRGO EN EL TRABAJO: Sus diferentes puntos de vista se convierten en complementarios en este ámbito.

Contrariamente a lo que pueda parecer, Virgo no es menos poderoso que Leo, sólo que tiene otra forma de ejercer su poder. En el ámbito laboral o profesional, Leo y Virgo adoptarán su propio rol. A Virgo le gusta trabajar menos en primer plano, buscando los detalles y la perfección. Eso lo hace por su propio bienestar emocional, no por el reconocimiento ajeno. A Leo, en cambio, le gusta destacar y resaltar sus éxitos, que suelen ser realmente espectaculares. Leo y Virgo se complementarán muy bien aunque también en este terreno tendrán que ceder un poco. Virgo tendrá que utilizar toda su diplomacia para hacer ver a Leo sus errores o advertirle de lo que puede ir mal, porque Leo se puede tomar mal hasta la más discreta crítica constructiva. Por su parte, Leo puede transmitir al tímido Virgo su inclinación por lanzarse a probar cosas nuevas, utilizar recursos impensables o ingeniárselas para salir de cualquier atolladero. Esto despertará la admiración de Virgo, menos espontáneo y atrevido pero con unos valores que le hacen indispensable para que la relación de Leo y Virgo triunfe, como por ejemplo su idea de la perfección. Y Virgo, trabajará muy a gusto junto a alguien a quien admira por sus dotes creativas y su capacidad de comunicación.