La compatibilidad de Aries y Tauro se basa en la adaptación a las distintas velocidades de cada uno de estos signos. La naturaleza que otorga su signo de Fuego a Aries parece estar en clara oposición a la esencia de Tierra de Tauro, el más terrenal de todos los signos pertenecientes a este elemento. Aries necesita hacerlo todo de inmediato y Tauro necesita avanzar más pausadamente en todos los terrenos, les gusta reflexionar y asegurarse la jugada. No obstante, Los Tauro tienen la misma capacidad de actuar que los Aries aunque, a diferencia de ellos, necesitan que lo que emprendan sea productivo, algo que no viene nada mal al carácter impetuoso de Aries que se lanza sin una finalidad concreta, sólo por su deseo de acción.

ARIES Y TAURO EN EL AMOR: Tendrá que ser Aries quien se lance a dar el primer paso, aunque luego será Tauro quien lleve la voz cantante.

La relación sentimental entre Aries y Tauro tendrá que superar algunos obstáculos, pero ante cualquier dificultad ambos pondrán todo su empeño en salir adelante, a ninguno de estos dos signos le gusta darse por vencidos. A pesar de ser contrarios en muchos aspectos son también complementarios y muy dispuestos a los pactos por ambas partes. Pueden conseguir una relación profunda e indestructible si consiguen superar sus diferencias de carácter y no adjudicar al otro los errores propios. A los Tauro les gusta la solidez de una relación formal y establecida y esto es algo que también interesa a los Aries, personas en las que se puede confiar y con las que uno siempre sabe que pisa sobre firme. Para mantener una relación fructífera y feliz entre Aries y Tauro, éste último tendrá que controlar su temperamento posesivo, que resalta especialmente en el aspecto sentimental. Por su parte Aries, también tendrá que limitarse en sus deseos excesivos de libertad en determinados momentos. Deberán vigilar ambos el ritmo de la relación porque mientras Aries quiere avanzar a toda marcha, Tauro va frenando el ritmo. Sin embargo, un amor auténtico entre ambos puede lograr que Aries practique más la paciencia y que Tauro procure moverse a más velocidad. Para Aries resultará fácil hacer feliz a Tauro porque les basta con sentirse confortables y seguros, estos son los únicos requisitos para que sea fiel de por vida.

ARIES Y TAURO EN LA AMISTAD: Si Aries se adapta a la rutina que gusta a Tauro, establecerán lazos indestructibles.

En este capítulo, Aries y Tauro también pueden conseguir amistades sólidas y duraderas para toda la vida. La tolerancia innata de los Tauro viene muy bien al impulsivo Aries, que a veces puede meter la pata hasta el fondo, también en las cuestiones de la amistad. Pero Tauro es lento también en enfadarse, aunque hay que evitar a toda costa llevarle al límite porque cuando su paciencia se agota pueden ser terribles y llegados a este punto sí que les cuesta volver atrás, si es que llegan a hacerlo. Aries, en cambio, puede explotar por cuestiones que Tauro consideraría irrelevantes, que quizá ni le inmutan, pero de hecho Aries es como un cohete de verbena, tal como su ira sube, vuelve a bajar y se integra de nuevo en la normalidad, algo que se escapa del entendimiento de Tauro. Ahí es donde pueden existir algunos roces entre Aries y Tauro. En este mismo terreno, el deseo de acción, aventura y diversión constante de los Aries no es compartido sustancialmente por Tauro, pero por amistad le seguirá la corriente y disfrutará tanto como si las propuestas hubieses surgido de él mismo. Aries deberá también mostrarse condescendiente con la tranquilidad, incluso pasividad, de su amigo. Conociendo la esencia de ambos signos, sólo hay que cuidar sus puntos divergentes y evitarlos, cultivando al mismo tiempo los aspectos complementarios que crearán fuertes lazos de lealtad.

ARIES Y TAURO EN EL TRABAJO: La relación laboral entre Aries y Tauro siempre resulta muy fructífera, entre ambos signos ponen creatividad y solidez a cualquier tarea.

La mejor cualidad de los Tauro es que tienen capacidad y perseverancia para hacer realidad sus propias ideas y también las de otras personas. Es más, se entusiasman con los proyectos ajenos tanto como con los propios y saben cómo sacarles el mejor partido. La parte práctica la maneja con soltura y también les gusta concluir todo lo que empiezan con una perfección que raya la excelencia. En este terreno, Aries y Tauro llegarán a entenderse porque Tauro se someterá a la dirección de Aries sin problemas, no luchará en competencia por el poder. Por otra parte, a los nativos de Aries les conviene muchísimo tener al lado a alguien de espíritu perseverante, porque entre las múltiples cualidades arianas no se cuenta, precisamente ésta. Sus personalidades tan complementarias conforman un equipo valioso. No obstante, Aries y Tauro, tendrán que procurar suavizar sus relaciones personales porque a veces pueden saltar chispas entre ellos y si esto sucede será complicado volver a la normalidad ya que ambos son demasiado obstinados. La personalidad de Aries, creativa y original, cautivará a Tauro, que se sentirá feliz y realizado, perfeccionado las geniales ideas de su colega. Sus dotes naturales para la organización y su atención a los detalles, los hacen indispensables en este binomio laboral formado por Aries y Tauro, porque además funcionando juntos pueden conseguir también el éxito económico.