La compatibilidad de Tauro y Sagitario no es precisamente de la más altas entre signos. Las diferencias entre ambos son bastantes y de entrada hasta puede parecer que no tienen nada en común, aunque pueden encontrar sus puntos coincidentes a poco que se lo propongan. Tauro tiene un sentido práctico muy elevado, al contrario que Sagitario, que vive más de ilusiones e ideales. Estas diferencias que se reflejan en todos sus actos en el día a día pueden desencadenar bastantes conflictos entre ellos, lo cual dificulta las relaciones en el amor y algunas veces en la amistad pero no sucede lo mismo en el ámbito laboral, donde pueden entenderse y sacar provecho de sus fuerzas compartidas.

TAURO Y SAGITARIO EN EL AMOR: Tienen menos rasgos que les unan de los que les separan, pero si se enamoran lo harán con intensa pasión.

Es en este terreno donde Tauro y Sagitario encontrarán las mayores dificultades para iniciar y, sobre todo, mantener, una relación feliz y duradera. A Tauro puede enamorarle en primera instancia la actitud confiada y alegre de Sagitario, aunque ya de entrada le asusta su excesiva seguridad, pues presiente que no tendrá ese control que tanto ansía. Por su parte, Sagitario se siente profundamente atraído por la contundencia y la seguridad de Tauro pero detesta a cualquiera que tenga la intención de ejercer algún tipo de control sobre él. En las relaciones sentimentales entre Tauro y Sagitario, de entrada los temores son más decisivos que la atracción que puedan sentir. Sin embargo, si Tauro y Sagitario se han enamorado perdidamente atraídos por algún otro rasgo de carácter que quizá les otorga su ascendente astral, lograrán ponerse de acuerdo hasta en lo que tengan pensamientos más opuestos. En este caso, la pasión presidirá la relación y será la base de un fuerte vínculo entre ellos.

TAURO Y SAGITARIO EN LA AMISTAD: Serán amigos sólo si se toman la molestia de descubrirse mutuamente.

Tampoco en este apartado la relación de Tauro y Sagitario tiene demasiadas posibilidades de prosperar por sus muy diferentes aficiones y su forma de ver la vida. Mientras Tauro ama disfrutar de su hogar y de los suyos, entre los que se cuentan quienes él considera amigos, Sagitario se divierte más yendo de marcha con la gente más diversa. Y no es ésta la única diferencia notable entre Tauro y Sagitario, porque la capacidad de cambiar de opinión de este último, irrita profundamente al tranquilo Tauro, que necesita solidez a su alrededor. Si llegan a iniciar una amistad, estará plagada de momentos tensos y de inevitables discusiones con las que ninguno de los dos signos se sentirá cómodo, aunque por distintas razones. Si Tauro y Sagitario llegan a considerarse verdaderamente amigos, será porque ambos se han esforzado. Tauro en comprender que en la vida hay otras opciones más allá de la seguridad y Sagitario porque quizá descubra que el sentido práctico de Tauro es realmente muy valioso. Aries y Tauro tendrían también que hacer un esfuerzo por mejorar su comunicación, muchas veces deficiente. Son los que mejor reflejan aquello de “hablando se entiende la gente” y pueden llegar de este modo incluso a ser amigos.

TAURO Y SAGITARIO EN EL TRABAJO: Se relacionarán bien en los negocios y trabajos que les reúnan durante poco tiempo.

Es precisamente en el ámbito laboral o profesional donde Tauro y Sagitario encontrarán mayores coincidencias en su forma de ver las cosas y en los enfoques que les proporcionen experiencias más positivas. A pesar de sus grandes diferencias en otros terrenos, en éste pueden pasar incluso desapercibidas. Tauro y Sagitario tienen un rasgo en común que constituye su mayor rasgo de compatibilidad en esta área. El perspicaz Tauro detectará la buena estrella de Sagitario, que goza de la protección de Júpiter en lo relacionado con el dinero. Ambos están dispuestos a esforzarse al máximo para conseguir sus objetivos, especialmente si llevan aparejados beneficios económicos. Pueden mantener una relación excelente durante años, aunque también pueden surgir circunstancias que pongan punto final a una relación laboral que parecía muy prometedora. La mayor divergencia entre Tauro y Sagitario, radicará en la forma de administrar el dinero, especialmente si procede de beneficios de algún negocio común. El conservador Tauro, detesta los riesgos innecesarios, mientras que el lanzado Sagitario propondrá numerosas propuestas para invertir. Si en este punto referente al dinero, Tauro y Sagitario no llegan a ponerse de acuerdo, la relación empezará a discurrir por distintos cauces. Donde son menos compatibles es en empleos donde se requiera constancia y compromiso.