La compatibilidad de Leo y Piscis puede ser muy alta a pesar de sus enormes diferencias de carácter y de pensamiento. Es una curiosa combinación que suele dar muy buenos resultados. Leo, a quien le gusta dominar cualquier situación, encontrará en Piscis a alguien que no le importa seguir sus dictados y además lo hace de buen grado y de excelente humor. Ambos pueden aportarse mucho si fluyen armónicamente. Piscis se siente protegido por la fuerza de Leo y éste se siente irresistiblemente atraído por la sensibilidad y la mente de Piscis. No obstante, ambos deberán cuidar esta relación o el león acabará dominando al pez.

LEO Y PISCIS EN EL AMOR: El erotismo y la sensualidad protagonizarán los inicios de su romance.

Entre Leo y Piscis se establecerá de inmediato una buena química, aunque es cierto que nadie puede prever en los momentos iniciales si llevará a una apasionada historia de amor o a una sólida amistad, por las muchas diferencias entre Leo y Piscis. Sin embargo, a Leo le cautivará muy pronto la sensibilidad de Piscis. Para él, gran seductor, cada persona que le atrae supone un reto y va a dirigir todos sus esfuerzos en conseguir la atención de Piscis, que le gusta por muchos motivos, también en el plano físico. En cambio, Piscis recelará de la impulsividad de Leo y necesitará bastante tiempo para que confíe y acabe despertando su interés y su deseo hacia el león. Esta tardanza en caer bajo sus garras, todavía encenderá más el deseo de Leo quien estará dispuesto a darlo todo con tal de poder iniciar un romance con Piscis. Los primeros encuentros entre Leo y Piscis estarán cargados de erotismo y sensualidad. Esto atrapará a ambos porque a nadie le amarga un dulce ni una experiencia tan deliciosa. Sus problemas surgirán si Piscis expresa su necesidad de una conexión más profunda. Leo podría sentirse agobiado, aunque puede ceder a los deseos de Piscis. Si llegan a formalizar su relación, tendrán bastantes diferencias, pero siempre llegarán a la reconciliación.

LEO Y PISCIS EN LA AMISTAD: Si conectan bien, disfrutarán de una amistad provechosa para ambos.

Las diferencias de carácter entre Leo y Piscis, pueden hacer que en este terreno de la amistad no sean tan compatibles. La clave del éxito en este tipo de relación entre Leo y Piscis está en la conexión que establezcan desde el principio. Si conectan bien se abrirán muchos puentes. Sin embargo, si se rechazan de entrada, probablemente no lleguen a ser jamás amigos. El poderoso Leo quiere que sus amigos vayan a por todas, lo mismo que él ofrece. Sin embargo, Piscis tiene otro concepto de la amistad, menos rotundo y acaparador. Piscis estará ahí siempre que se le necesite, incluso sacrificando sus propios intereses, pero lo hará con suma discreción. Eso es lo que Leo no puede llegar a comprender y incluso no llega a apreciar. El león es de los que suele llamar a los amigos, mientras que Piscis espera que le llamen. Leo es extravertido y Piscis, en cambio, tiende a la introspección. Leo puede ver a Piscis como un personaje un tanto soso, mientras que Piscis puede sentirse molesto con la vanidad de Leo. Salvado este punto, pueden congeniar bien y ser muy complementarios. Piscis sentirá admiración por Leo y éste se considerará afortunado por tener la amistad de alguien tan noble y que le comprende tan bien.

LEO Y PISCIS EN EL TRABAJO: Sus diferentes formas de ver la vida no siempre les facilitarán el camino.

También en este terreno laboral las relaciones entre Leo y Piscis no estarán exentas de conflictos, aunque serán muy enriquecedoras para ambos. Tanto Leo como Piscis comparten bastantes intereses intelectuales y esto supondrá un nexo de unión en este ámbito del trabajo o los negocios. En el fondo suelen pensar de la misma manera, aunque lo manifiesten de muy distinta forma. Los rasgos de carácter de cada uno potenciará la capacidad del otro, consiguiendo que ambos entreguen lo mejor de si mismos en las tareas que les unen. Leo y Piscis encontrarán consenso en temas primordiales que son la base para que las cosas funcionen. Por ejemplo, entre ellos no existirán luchas de poder. La tendencia de Leo a organizar y dirigir, encontrará en Piscis terreno abonado porque lo dejará ejercer sin poner la más mínima objeción. Incluso si paradójicamente, Piscis se halla por encima de Leo en el orden jerárquico, le dejará tomar sus propias iniciativas, algo que agradecerá enormemente el león. Un punto delicado puede darse si Leo y Piscis se convierten en socios, ya que el primero es mucho más ambicioso y no teme el riesgo, mientras que Piscis prefiere menos riesgo y más seguridad, además al signo de los peces tampoco le importa demasiado el resultado material, mientras tenga lo suficiente para no apurarse lo considerará un éxito. Aún así, uniendo fuerzas tienen todas las de ganar.