La compatibilidad entre Aries y Cáncer está basada en la mutua atracción pero también en el temor que tanto a Aries como a Cáncer les ocasiona el signo de la otra persona. El valeroso Aries se sentirá muy atraído por la ternura y la imagen algo desvalida de Cáncer, pero le echarán para atrás los excesivos temores que detectará en este signo. Algo parecido le sucede a Cáncer, que e entrada queda fascinado por el ímpetu de Aries, tiene el valor que a él le falta, pero también será consciente de que ciertas propuestas o iniciativas de Aries, no van con su carácter quizá en exceso tranquilo. Él necesita navegar en aguas conocidas y no desea por nada lanzarse a un mar desconocido.

ARIES Y CÁNCER EN EL AMOR: Tendrán que acostumbrarse a la forma de expresarse directa de Aries y la extrema sensibilidad de Cáncer.

Los nativos y nativas de Aries y Cáncer, encajan muy bien en el aspecto sentimental, por lo menos de entrad. A Aries le gustan las personas amables y discretas, incluso algo pasivas. Ya se basta y se sobra él para las iniciativas. Por otra parte, tanto Aries como Cáncer buscan relaciones serias y comprometidas, suelen ser personas que se lanzan de cabeza a los compromisos, la convivencia o incluso el matrimonio. Cáncer no podrá sustraerse a la presión de Aries, que no suele aceptar un “no” por respuesta y multiplica sus esfuerzos por conseguir su objetivo. Las principales dificultades entre Aries y Cáncer pueden llegar por su forma de expresarse y en consecuencia de comunicarse. Un tono de voz o un comentario desafortunado de Aries puede herir profundamente a Cáncer. El problema está en que el primero creerá que no hay para tanto, no comprenderá la híper sensibilidad de su pareja, que capta además sus más pequeños gestos. En el caso contrario, lo que puede exasperar a Aries es observar que su pareja no le comprende, que no comparte sus mismos criterios. Ambos son signos en los que el otro se puede apoyar y cero rencorosos, aunque Cáncer quizá tarde mucho en recuperarse de una pelea o una ruptura. No obstante, las relaciones entre Aries y Cáncer suelen ser de largo recorrido, sólidas e indestructibles si ambos saben sobrellevar la parte más antagónica a ellos mismos de la otra parte.

ARIES Y CÁNCER EN LA AMISTAD: Ambos sabrán valorar los aspectos que les unen por encima de sus diferencias, aunque parezcan insalvables.

De entrada, Aries y Cáncer son dos signos que no suelen prestarse mucha atención, pero si las circunstancias lo propician, como por ejemplo pertenecer a un mismo grupo o a un mismo club deportivo, pueden llegar a convertirse en amigos no inseparables pero sí muy necesarios, de apoyo mutuo. Han de conocerse mejor, más profundamente, para apreciar las cualidades del otro, virtudes que por otra parte son tan complementarias que si las descubrieran al primer golpe de vista se lanzarían uno en brazos del otro. La discreción y diplomacia de Cáncer hace que pase casi desapercibido para el lanzado Aries, que con su sola presencia puede intimidarlo hasta hacerle retroceder. Aries y Cáncer tardarán un tiempo en descubrir su potencial mutuo, tan complementario y también algunos rasgos que les aúnan, como por ejemplo la sinceridad, aunque la forma de expresarla sea distinta. Tanto Aries como Cáncer son también leales, si entregan su amistad es para siempre y la persona a quien consideran amigos puede estar segura de que tiene en su amigo el mejor de los apoyos. La forma directa de expresarse de Aries creará confianza en Cáncer, aunque el primero deberá cuidar no herir con tanta sinceridad la sensibilidad de su amigo. También Aries tendrá que acostumbrarse a este rasgo de carácter de Aries si quiere mantener la amistad. Aunque no sean amigos de verse o llamarse todos los días, siempre estarán en conexión en el plano espiritual.

ARIES Y CÁNCER EN EL TRABAJO: El impulso creador de Aries se complementa con la tenacidad y perseverancia de Cáncer

La gran ventaja cuando Aries y Cáncer tienen que trabajar conjuntamente, a expensas del orden jerárquico que ostenten, es que Cáncer tiene una profunda percepción de lo que sienten los demás y aunque el carácter de Aries no sea precisamente el que eligirían para un colega, su tolerancia les lleva esperar y experimentar cómo pueden llevarse con corrección. Aries no se plantea estas cuestiones pero aunque esté al mismo nivel de Cáncer siempre se sentirá superior y tenderá a tratar a su compañero como si fuera su subordinado. Si quiere que esta relación laboral funcione, Aries tendrá que bajar un poco de su pedestal y admitir la realidad. Más adelante, en cambio, entre Aries y Cáncer pueden crearse estrechos vínculos. El sincero Aries admitirá que Cáncer es mejor administrador y organizador que él mismo, incluso más perfeccionista. Y Cáncer se sentirá privilegiado por esa confianza que se le otorga, cumpliendo a la perfección con su cometido. Esto, además desarrollará su autoestima y el sentimiento de valía personal. Otro punto en el que Aries y Cáncer son complementarios, es en la perseverancia. Mientras Aries suelen cansarse y abandonan sus tareas antes de llegar al final, Cáncer es como una hormiguita. Cualquier cosa que emprendan entre ambos está destinada a buen fin. Lo que más valora Cáncer en el ámbito laboral, es tener a alguien que les defienda y el guerreno Aries se encargará con gusto de este cometido.