Tartas de queso hay muchas. Algunas se hornean, otras se preparan en frío, como esta tarta de queso y galletas que no necesita horno y es realmente fácil de hacer.

La magia de esta tarta de queso es el contraste de texturas entre la base crujiente y el relleno jugoso que se deshace en la boca.

Por lo general, estas tartas de queso sin horno suelen decorarse con una última capa de mermelada de frutos rojos o fresa que se diluye en un poco de agua, se mezcla con gelatina y se vierte sobre la capa de queso una vez esta ya ha cuajado. Y entonces hay que volver a dejarla enfriar para que también la capa de frutos rojos solidifique.

Pero en nuestra receta de hoy de Cocina Fácil nos saltamos el último paso, por eso tardamos menos tiempo en preparar la tarta de queso. Es una buena opción para todos aquellos a los que no les apasiona la mermelada: decorar la tarta de queso con crumble de galletas (el mismo que hemos utilizado para hacer la base de la tarta).

Tarta de queso y galletas
Cocina Fácil
Tarta de queso y galletas sin horno
Para 6-8 personas
Ingredientes
  • 2 paquetes de galletas tipo Digestive
  • 500 gramos de queso para untar
  • 75 gramos de mantequilla
  • 200 mililitros de nata para montar
  • 3 hojas de gelatina
  • 150 gramos de azúcar
Paso a paso
  1. Hidrata la gelatina

    Pon las hojas de gelatina en remojo, en un bol con agua. Reserva hasta el momento de utilizarlas en la receta.

  2. Tritura las galletas

    Pon las galletas en un bol amplio y machácalas con un mortero hasta obtener una especie de arena de galleta.

  3. Añade la mantequilla

    Funde la mantequilla en el microondas y añádela a las galletas. Remueve para que se integren.

  4. Haz una capa de galleta

    Cubre la base de un molde desmontable con la galleta (reserva un poco para decorar el pastel al final) y presiónala con el dorso de una cuchara para compactarla. Reserva el molde en la nevera mientras preparas el relleno.

  5. Haz el relleno

    Vierte la nata en un cazo al fuego. Añade el queso crema y remueve. Incorpora también el azúcar y cocina hasta obtener una mezcla homogénea.

  6. Vierte el relleno en el molde

    Retira el cazo del fuego y añádele la gelatina escurrida. Remueve para que se funda y vierte el relleno en el molde. Tápalo con un plato o con film y llévalo a la nevera, donde deberá estar al menos 3 horas hasta que el relleno de queso se solidifique.

  7. Desmolda y decora

    Ahora, desmolda la tarta con cuidado y pásala a un plato de servir. Decórala con la galleta reservada y sirve.

tarta de queso y galletas sin horno newsletter
Cocina Fácil

¿Te gustan las tartas sin horno? En Cocina Fácil tenemos muchas más recetas que te encantarán. ¡Querrás probarlas todas!

¿Te ha gustado este artículo? Tenemos muchos más contenidos para ti.

Suscríbete a Cocina Fácil