Una importante transformación te beneficiará muchísimo.

Te sentirás extraordinariamente atraída por el mundo espiritual que estás descubriendo y que tendrá gran trascendencia para ti a partir de ahora. Profesión y espiritualidad son los temas más relevantes para ti a partir de ahora

En el capítulo referente a la salud, te sentirás bien si descansas lo suficiente. Depura tu organismo y procura relajarte. Son las claves para mantenerte en forma durante todo el año. Para eliminar las toxinas del organismo sólo es necesario que bebas mucha agua a diario y también que aumentes tus raciones de frutas y verduras. Los zumos e infusiones también te sentarán maravillosamente.

Este año decidirás encumbrarte, por eso ahora tu profesión es muy importante, aunque no lo relacionas con los beneficios económicos.

No tienes grandes aspiraciones este año en lo que se refiere al dinero y de hecho la tendencia es mantener lo que ya tienes, aparte de que tú misma te sientes satisfecha con ello. Sin embargo, puedes mejorar tu economía con una buena organización de los ingresos y gastos. Libérate cuanto antes de las deudas porque no te dejan progresar adecuadamente. Has de ser un poco más realista cuando pienses en ello. Convéncete de que te iría muy bien ahorrar un poco para hacer frente a posibles imprevistos. Tu mejores momentos en el plano económico se producirán este año 2020 en los días de luna creciente.

Tienes desde hace mucho deseos de arrancar algún proyecto pero no acabas de decidirte. Te estás aferrando a asuntos irresueltos. Es hora ya de despejarlos y quedarte con lo esencial. Te servirá para recuperar energía y hacer renacer estas ilusiones que te aportan felicidad.

Año sexualmente muy activo, pero no de grandes amores, con aventuras románticas o relaciones a corto plazo, a menos que ya estés en pareja. Te centrarás ahora más en la calidad y por eso preferirás disfrutar de pocas citas pero interesantes que un montón de mediocres. Serás más selectiva y te costará más encontrar a alguien que responda a tus expectativas. Digamos que vas a poner el listón muy alto. Te lo tomarás con calma y de hecho es lo que más te conviene ahora, que prefieres esperar antes de consolidar una relación de la que no estás segura.