¡estas son nuestras apuestas!

5 vestidos con los que Irene Rosales podría casarse con Kiko Rivera

Sabemos la marca, el estilo y algunos detalles

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 6

1 / 6

Captura de pantalla 2016-09-28 a la(s) 11.38.52. Opción 1

2 / 6

Captura de pantalla 2016-09-28 a la(s) 11.40.07. Opción 2

3 / 6

Captura de pantalla 2016-09-28 a la(s) 11.39.12. Opción 3

4 / 6

Captura de pantalla 2016-09-28 a la(s) 11.40.29. Opción 4

5 / 6

Captura de pantalla 2016-09-28 a la(s) 11.41.11. Opción 5

Más Sobre...

Bodas famosos

28 de septiembre de 2016, 12:40

¡Están en capilla! El 7 de octubre, en Sevilla, tendrá lugar otra de las bodas del año. ¡Menudas semanitas de no soltar la pamela estamos teniendo! Se nos casa Kiko Rivera e Irene Rosales, y nosotros ya tenemos nuestras apuestas sobre cómo será el vestido de la novia…

Relacionado con esta noticia

Mas le vale a Kiko no estar viendo este tema por si acertamos, que con nuestro buen olfato y tras escuchar las pistas que ha dado Beatriz Cortázar sobre cómo será pieza ya hemos empezado a hacer nuestras cábalas. A ver, será una pieza blanca, de cierto regusto clásico propio de las novias tradicionales. No ha sido regalo de la firma, sino que ha sido la novia la que, con su propio dinero, ha pagado el vestido. Ha optado por una marca de lo más asequible, y una de las preferidas por las novias actuales por su amplia variedad de diseños, así como por su calidad. Hablamos de la firma St. Patrick, hermana pequeña del gigante Pronovias.

¿Qué más podemos saber de cómo será el look de la novia? Pues que tiene algo de encaje en la zona del pecho, y, además, una cosa que le hacía mucha ilusión a la madre de Ana Rivera: una larga cola.

La novia ha estado 100% implicada en la elección, visitando la tienda de la marca, en todas las pruebas del vestido y dando siempre su opinión, pues además de verse favorecida, seguro que quiere encontrarse a sí misma con la pieza, no sentir que va disfraza de otra persona. Es algo que muchas veces se pasa por alto, y, al final, en lugar de ser la novia quien lleva el vestido, es el vestido el que lleva a la novia.

Nos parece una decisión muy acertada la de Irene la de optar por el prêt-à- porter. Nos muestra que las novias famosas no siempre tienen un diseñador para ellas solas, y a veces prefieren la comodidad y lo práctico que resulta visitar un establecimiento especializado en este tipo de vestidos. ¡Bravo, Irene!

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...