Una semana más, los concursantes de ‘Secret Story’ han nominado. Después de una noche repleta de emociones, en la que tampoco han faltado las broncas, los participantes de ‘La Casa de los Secretos’ ya han decidido que Adara Molinero, Lucía Pariente e Isabel Rábago sean las que están en manos de la audiencia para tomar el testigo de Emmy Russ, expulsada de esta noche. Entre ellas algunas como Adara repiten y otras se enfrentan a la decisión del público por primera vez.

Artículo recomendado

Emmy Russ se salta las normas de 'Secret Story' tras ser expulsada y confiesa su terrible secreto

Emmy Russ se salta las normas de 'Secret Story' tras ser expulsada y confiesa su terrible secreto

Esta noche las nominaciones de los concursantes de ‘Secret Story’ han sido de lo más peculiares. Antes de dar los puntos a sus compañeros, han tenido que comer unos pimientos muy pero que muy picantes. ¡A algunos como a Adara Molinero le han sentado fatal! Pero muchos han sorprendido y han llegado a comérselos todos para poder dar hasta 6 puntos de un tirón a uno de sus rivales. Así que las nominaciones han estado de lo más moviditas. Por si esto no fuera suficiente, se han topado con una sorpresa que ha dado lugar a un gran cambio. Luca Onestini y Julen han tenido el poder de sacar a un nominado de la lista y añadir a otro de forma directa. Como el hermano de Gianmarco estaba nominado, se ha salvado él y han metido en la lista a Isabel Rábago. La colaboradora se ha sumado así a Adara Molinero y Lucía Pariente, nominadas por sus compañeros.

Luca Onestini y Julen

Luca Onestini y Julen cambian las nominaciones en 'Secret Story'.

Telecinco

La que ha tenido mucha suerte esta noche ha sido Cristina Porta. La periodista deportiva ha conseguido la inmunidad en un juego en el que todos los concursantes tenían que poner mucha atención para encontrar un pimiento dentro de la casa. In extremis, la mejor amiga de Luca Onestini en ‘Secret Story’ ha sido la que ha logrado el premio que le ha otorgado el beneficio de no obtener puntos y por tanto salvarse de salir a la palestra.