"me pude despedir de ella"

Belén Roca: "Mi madre nunca supo que tenía cáncer terminal"

La concursante de ‘GH VIP’ reaparece en un plató tras la muerte de su madre

Belén Roca: “Mi madre nunca supo que tenía cáncer terminal”

Más Sobre...

Sálvame Gran Hermano Vip

8 de abril de 2016, 09:29

Belén Roca, con esa dulzura que desprende, ha reaparecido en un plató después de la muerte de su madre el pasado 22 de marzo. La concursante de GH VIP ha vivido uno de los momentos más complicados de su vida al tener que despedirse de su madre, fallecida de un cáncer de pulmón que acabó con su vida a los 57 años.

Relacionado con esta noticia

A mi madre le detectaron en cáncer el 22 de febrero y se murió en 22 de marzo”, contó a Jorge Javier en el plató de ‘Sálvame’. En cuanto la familia supo la noticia y la gravedad de la enfermedad, lo primero que hicieron fue comunicárselo a Roca, que se encontraba en Guadalix. Ella supo que tenía que estar fuera con todos los suyos y apoyar en esas últimas semanas a su madre. “Al principio, mi familia y los médicos me engañaron un poco por haber estado en un reality encerrada, para que lo asimilara poco a poco”.

Asegura que a su madre ningún momento le contaron que su enfermedad era terminal, y cuando hablaba con ella solía preguntarle qué quería hacer cuando ya estuviera un poco mejor. “Quería ir a la feria de Sevilla y ver las motos en Jerez”.

Afortunadamente para Belén pudo despedirse de su madre y pasar con ella la última noche en la que todavía podía hablar. “Mi padre me llamó para que fuera. Me dijo que un cura ya le había dado la bendición a mi madre. Y fui. Pasamos juntas toda la noche del domingo, cuando ella aún podía hablar. Me pude despedir de ella. Después no volvió a hablar más. Al día siguiente la sedaron y falleció el martes. Ella me preguntaba por el programa, por Raquel, por Rosa, por Laura, por Charlotte… estaba entusiasmada por verme allí. Me preguntaba por las galas, y también quería saber de mi hija. Estaban muy unidas las dos”.

Además y gracias a que la gallega había realizado un curso de tanatopraxia (maquillaje para difuntos), ellafue la encargada de arreglar a su madre, y, asegura, que este ‘ritual’ le vino bien para asimilar todo, “fue una ayuda”.

Estos días sin ella se están haciendo cuesta arriba. “Todo es muy grande. Me cuesta dormir”, dice. Por suerte cuenta con el apoyo de su hija, su padre y su hermana, con los que ha hecho piña. Y parece que, además, el hermano de Charlotte Caniggia está siendo un buen hombro en el que llorar.

Para todos vosotros #osadoro#losamo#misamores#love

Una foto publicada por Belén (@belenroca_) el

Una foto publicada por Belén (@belenroca_) el

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Relacionado con esta noticia

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...