Rocío Flores se está enfrentando a un concurso de grandes altibajos. 'Supervivientes 2020' le ha servido para convertirse en el meme oficial de la edición y para confesar sus grandes secretos, desconocidos hasta ahora. La nieta de Rocío Jurado ha conseguido salvarse de la expulsión y, por primera vez, ha abordado el problema que mantiene con su madre desde hace años. La joven se ha roto en pleno directo cuando Jorge Javier Vázquez le ha preguntado si le gustaría que su madre le esté viendo: "Claro, yo que sé.. Déjalo", es lo único que ha podido responderle al presentador por los nervios.

La hija de Antonio David afronta una nueva semana en Honduras y ya ha empezado a relacionarse (más) con el resto de sus compañeros, e incluso ha contado de lo más dolida el acoso al que tuvo que hacer frente en el colegio cuando era una niña.

Artículo relacionado

"Cuando me mudé de Madrid a Málaga, me miraban. Algún compañero me llegó a decir que iban a ir a 'Sálvame' a hablar de mí. A mi padre no le contaba nada porque no quería que fuera al colegio y pensaba que tenía un trato de favor y no era así", ha comenzado explicando muy afectada.

rocío flores lágrimas sv

Rocío dio el salto a la televisión el pasado mes de septiembre como defensora de su padre mientras concursaba en 'GH VIP 7'. Siempre ha estado muy unida a él y así lo ha hecho saber: "Con mi padre no hace falta hablar, con mirarme lo sabe todo. Soy una persona muy afortunada de la familia que tengo", ha continuado.

Hasta hace unos meses, la superviviente era una gran desconocida para el público pero el exguardia civil lo tiene claro: "Mi hija ha vencido prejuicios que tenía interiorizados. La gente tenía una imagen de ella que ha conseguido cambiar", aseguraba en exclusiva para Lecturas.