La vida en palacio es ajetreada y la agenda oficial de los reyes más todavía, es por eso que don Felipe y doña Letizia, siempre que pueden, intentan desconectar del todo en sus días libres, que suelen coincidir con el fin de semana, aunque no siempre.

Artículo relacionado

Pero es que hay más, y es que los reyes son de esas parejas modernas que no renuncian a mantener ocio por separado y dar de paso un poco de oxígeno a la vida de pareja, que no está nada mal, sobre todo porque ellos además de convivir lógicamente como matrimonio trabajan y viajan juntos casi a diario.

Así, y según ha informado Vanitatis, la pareja de monarcas decidió el pasado fin de semana disfrutar de unas horas con amigos y por separado. Planes diferentes en ciudades diferentes, y es que si bien doña Letizia se quedó en Madrid, don Felipe se desplazó a 500 kilómetros, hasta Córdoba, para encontrarse con unos colegas.

La reina no arriesgó mucho y apostó por el plan estrella de los viernes: ¡cine! Según ha contado 'Informalia', doña Letizia se desplazó hasta los cines Verdi con dos amigas y de forma discreta entró en la sala con ropa informal y gafas de ver, un complemento hasta ahora desconocido en la reina.

El rey Felipe, por su parte, disfrutó de la buena mesa cordobesa entre amigos de la Academia General Militar, con un menú de lo más tradicional en el que no faltó el salmorejo cordobés y el flamenquín por supuesto. La mejor forma de desconectar para empezar la semana con fuerzas y la mente reseteada.