Ella es conocida por ser una de las reinas europeas que más estilismos repite en sus actos oficiales. Máxima de los Países Bajos, deslumbrante allá donde vaya, ha participado estos días en el Foro Internacional de Davos, la cita económica mundial a la que acudía bajo el cargo de defensora especial del Secretario General de la ONU.

Artículo relacionado

Como una de las figuras reales más activas en este tipo de encuentros, la mujer de Guillermo de Holanda ha llenado su agenda de citas y reuniones, además de haber pronunciado un discurso de apertura en la reunión del almuerzo sobre finanzas, organizada por la Iniciativa de Comercio Sostenible (IDH). La intervención, en la que enfatizó la importancia del financiamiento a medida para los pequeños agricultores en los países en desarrollo, estuvo seguida de conversaciones privadas con representantes del gobierno y funcionarios del banco central de varios países como Etiopía, Ghana, Italia, Nigeria y Pakistán.

Para sus encuentros, la soberana de los holandeses ha realizado un gran despliegue de abrigos -dos de ellos firmados por Óscar de la Renta-, con los que ha sorprendido a sus seguidores. En su primer día en Davos, optó por un diseño en color burdeos realizado en lana y salpicado de apliques florales de fieltro, con cinturón incorporado. Una prenda que ronda los 7.600 euros.

Del mismo diseñador era la segunda prenda estrenada en el Foro Internacional, con cuello de punta y brocado floral en mezcla de colores y con un precio aproximado de 5.100 euros, disponible online.

Máxima de Holanda
Gtres

El tercer abrigo firmado por Óscar de la Renta, que lució a comienzos de año en una visita a la fundación DeWending, es de estilo masculino y largo midi, en mezcla tejido de espiga y príncipe de Gales. Presenta, además, unas grandes solapas y cinturón incorporado, y su precio es de 5.000 euros. Bajo la prensa, la reina llevaba un vestido a conjunto en el mismo tejido. La suma de los tres estilismos suman un total de 17.700 euros en la misma marca, según los precios aproximados disponibles en el mercado. Una cifra que choca en gran medida con la filosofía de reciclaje de prensas que suele realizar Máxima de Holanda.