Máxima no deja de sorprender. La reina de los holandeses ha vuelto a convertirse en el centro de atención en el último acto público al que ha acudido. Acompañada del rey Guillermo y de su suegra, la princesa Beatriz, la royal ha acudido a la presentación del Premio Erasmus 2019 en el palacio real de Amsterdam con un estilismo de lo más variopinto.

Artículo relacionado

Empezando por el color y terminando por el diseño, el look de la monarca de los holandeses ha sido toda una sorpresa. En tono azulón, el vestido de corte por la rodilla y manga francesa contaba con diferentes franjas de colores en tonos rosados y rojos, así como con dos franjas amarillas que hacían un fuerte contraste con el color principal de la tela.

Máxima de Holanda
Gtres

Sobre la falda, se superponían dos añadidos de plumas, en color rosa y azulón, que aportaban volumen y movimiento al conjunto. A pesar de que no se le ha visto con él puesto, la reina llevaba colgado en el brazo un abrigo de mohair en el mismo tono que el vestido, una prensa que ha acompañado con unos stilettos en tonos rojo fresa.

Con respecto al maquillaje y el peinado, Máxima ha aparecido más natural que nunca, con unos retoques muy suaves en el rostro y el pelo suelto. En esta ocasión, la mujer de Guillermo de Holanda tampoco ha optado por joyas llamativas, luciendo únicamente un anillo y unos pequeños pendientes de diamantes, así como una sencilla pulsera.

Siempre sonriente y cercana, la monarca ha acudido junto a su marido y su suegra, la princesa Beatriz, quien ha lucido una capa negra con la que apenas de veía el vestido azul con encaje que llevaba debajo.