El Foro Económico de Davos, que se celebra esta semana del 21 al 23 de enero en la ciudad suiza, es un encuentro financiero en el que salen a la luz los detalles monetarios de los personajes más ricos del planeta. A pesar de la escasa presencia real que el evento tendrá este año, han confirmado su asistencia el príncipe Carlos de Inglaterra y los reyes Felipe y Matilde de Bélgica, así como dos miembros permanentes de la cita: Máxima de los Países Bajos y Rania de Jordania.

En contrapartida, la 50º edición de este encuentro anual tendrá grandes ausencias como la del rey Felipe VI, uno de los royals europeos que no participará en la cita de 2020.

Artículo relacionado

Centenares de personas entre líderes políticos y económicos y jefes de Estado de 53 países se han trasladado hasta Davos para participar en la reunión de este Foro Económico Mundial. Entre las presencias más sonadas ha estado la reina Máxima de Holanda, bajo el cargo de defensora especial del Secretario General de la ONU.

Máxima de Holanda
Gtres

Entre las citas que ocupan su agenda este semana se incluye un discurso de apertura en la reunión del almuerzo sobre finanzas, organizada por la Iniciativa de Comercio Sostenible (IDH). La intervención, en la que enfatizó la importancia del financiamiento a medida para los pequeños agricultores en los países en desarrollo, estuvo seguida de conversaciones privadas con representantes del gobierno y funcionarios del banco central de varios países como Etiopía, Ghana, Italia, Nigeria y Pakistán.

Para la ocasión, la soberana de los holandeses optaba por un look en el que destacaba una espectacular falda de cuero, una blusa con lazada en el cuello de Natan Couture y un abrigo con bordados de Óscar de la Renta. Su melena suelta y unos grandes pendientes con piedras esmeralda y púrpura completaban el estilismo de la reina.

Máxima de Holanda
Gtres

Sus labores como defensora del Secretario General de la ONU se han convertido en uno de sus principales propósitos de la esposa de Guillermo de los Países Bajos. Desde su boda en 2002 y la coronación de su marido como rey de Holanda en 2013, Máxima no ha cesado en trabajar y contribuir como líder y mujer de negocios por la mejora de múltiples frentes sociales que le interesan. Entre sus proyectos no han faltado la búsqueda de préstamos para pequeños emprendedores holandeses, la inclusión femenina en el mundo laboral y la asesoría especial del Secretario General de la ONU -desde hace más de 10 años-. Allí su labor es promover la financiación inclusiva para el desarrollo y ha sido posible verla en múltiples cumbres y encuentros políticos alrededor del mundo discutiendo sobre el empoderamiento económico y la igualdad.