Parece que fue ayer, pero hace cuatro meses que el mundo de la moda se despedía de uno de los grandes, Karl Lagerfeld. El diseñador, conocido como el Kaiser de la moda, ha recibido numerosas despedidas de lo más emotivas de parte de cientos de celebrities. Pero, no era suficiente. Este mismo jueves, coincidiendo con la Semana de la Moda de París Masculina, algunos de sus amigos y clientes más íntimos querían rendirle un último homenaje con un evento bautizado como "Karl for ever", que tenía lugar en el Grand Palais.

Artículo relacionado

Una despedida multitudinaria que ha contado con una pantalla gigante en la que se han proyectado vídeos y entrevistas inéditas del diseñador. Un evento muy especial que ha contado con diversos shows que iban desde performans, hasta la actuación del reconocido violinista Lang Lang.

Un homenaje que despedía el final de una era, y al que no pudieron faltar sus musas y amigas más cercanas, como Carlota Casiraghi. Junto a su madre, la princesa de Carolina de Mónaco, apostaban por la firma cabecera del diseñador, Chanel.

Carlota
Gtres

Carlota derrochaba elegancia luciendo un vestido largo y ceñido, en negro, con manga corta ligeramente abullonada, y con transparencias, a juego con su falda de efecto tableado. Un diseño elegante que elevaba aún más con su propuesta de accesorios: unos pendientes plateados y unas sandalias de tiras con hebillas también en plateado. Su madre, en cambio, apostaba por un conjunto de dos piezas, con pantalón recto y blusa con lazada, en la combinación estrella del diseñador: blanco y negro.