"Me habéis dado todas las facilidades para mis estudios y detrás de esto hay una empresa"... Con estas palabras Tamara Falcó ha agradecido la paciencia infinita que ha tenido Pablo Motos y el resto personas que forman el equipo de El Hormiguero con ella debido a su ausencia durante las últimas semanas. La hija de Isabel Preysler ha estado volcada en sus estudios culinarios y, también, se ha desmarcado de todas y cada una de las polémicas por una supuesta infidelidad por parte de Íñigo Onieva. A pesar de todo los escándalos, la ganadora de 'MasterChef Celebrity 4' ha terminado exitosamente su curso de cocina en 'Le Cordon Bleu' (el instituto privado de educación superior especializado en hostelería) y, por fin, sabemos la nota final que ha conseguido sacar la marquesa de Griñón.

Artículo relacionado

Tamara Falcó ha vuelto a ocupar su silla de colaboradora en 'El Hormiguero' y, tras las palabras de gratitud que le ha dedicado a Pablo Motos, la novia de Íñigo Onieva ha desvelado la calificación final que ha obtenido tras enfrentarse a una complicada prueba en la que el conejo, su ingrediente más odiado, ha sido el gran protagonista.

"¿Es cierto que en el examen te tocó el conejo?", le ha preguntado Pablo Motos. "Sí, me tenía tremendamente preocupada y me cayó. Me podía haber salido mejor de lo que me salió", se ha sincerado Tamara Falcó con el presentador y el resto de tertulianos presentes en plató.

"He conseguido un notable de media. No es que me hubiera obsesionado pero es que es muy difícil. Estábamos todos igual, preguntándonos a qué temperatura, a cuánto estaba, cuántas bridas... Primero lo deshuesamos y luego atamos para que no se escapara", ha continuado dando detalles de uno de los exámenes más complicados de su carrera como chef.

Artículo relacionado

Tanto Isabel Preysler como Íñigo Onieva han sido las personas en las que Tamara Falcó se ha refugiado cuando los nervios y la tensión se han apoderado de ella. La marquesa ha conseguido el diploma del módulo intermedio de cocina francesa pero, atención, que su formación no termina aquí. Ahora se ha matriculado en un curso de nivel avanzado en la misma escuela y ha sacrificado su verano para seguir progresando en este mundo que le apasiona.