¿Los que se pelean se desean?

Súper bronca de enamorados entre Gloria Camila y Kiko, en ‘Supervivientes’

Si son así con cámaras delante, ¿qué no se dirán a solas en la intimidad de su casa?

1 / 6

1 / 6

Súper bronca de enamorados entre Gloria Camila y Kiko, en ‘Supervivientes’. Master en 'peinetas'

2 / 6

5vVPxO6U. La "chupipandi"

3 / 6

C BNhxtXoAE4BXq. Demasiado impetusos

4 / 6

C-7jujYXgAA66D5. Planes de boda

5 / 6

C A4XS3XgAEqJX0. Lágrimas al enterarse de una feliz noticia

Más Sobre...

Supervivientes Peleas famosos

5 de mayo de 2017, 10:11

‘Peineta’ viene, ‘peineta va’. Cuando Gloria Camila y Kiko se ponen a discutir, sacan a pasear como ningún otro el dedo corazón. Hace un par de días, los veinteañeros tuvieron su primera gran bronca en ‘Supervivientes’ y si son así cuando hay cámaras delante, en la intimidad de su hogar, la que pueden liar puede estar a la altura de las peleas entre Alba Carrillo y… cualquiera.

Relacionado con esta noticia

Todo empezó por unas brasas. Ya sabéis, la clásica tontería que uno no daría importancia en la vida normal pero que es una afrenta gravísima en un concurso como este en el que escasea todo, especialmente el fuego. Kiko robó unas brasas al equipo de Gloria (recordemos que tras la pelea de la joven con Alba los enamorados tenían que estar separados como castigo) y la hija de Ortega Cano no se lo perdonó.

La pareja comenzó a discutir a voces desde el mar. Una en su lado de la isla, el otro en el suyo. Gloria, además, secundada por su ‘sombra’ en el concurso, Leticia Sabater y Janet. Las dos, para añadir más leña, le hacían comentarios por lo bajini, que terminaban envenenando aún más la discusión de enamorados. Si en una pareja tres son multitud, cuatro ni te cuento.

Entre ‘peineta’ y ‘peineta’, que aquello parecía un duelo de folclóricas, Ortega sacó a relucir lo que parecía que de verdad le había molestado de todo: que su novio hable con Lucía y Alba, para ella, las auténticas responsables de su castigo. Gloria estaba muy molesta porque su chico había hecho “chupipandi” con sus enemigas, y no se lo perdonaba. Leticia Sabater, a la que nadie le había pedido su opinión, consideraba que lo que podía hacer era no hablarles. Como si eso fuera tan fácil.

Ahora, con Lucía Pariente fuera y Alba en el palafito con Paola, Kiko podrá cumplir los deseos de su chica. O mejor dicho, los de la Sabater.

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Más Sobre...

Loading...