Noche de fiesta en la embajada francesa con Norma Duval, Mar Flores y las Segrelles

Olivia Palermo: "Javier Bardem está estupendo, pero está cogido, ¿no?"

¿Y tú qué opinas?

25 de abril de 2013, 14:20

“No conozco mucho a los hombres españoles salvo por verlos en pantalla. Javier Bardem, por ejemplo, está estupendo, pero creo que está cogido, ¿no? Así que, me quedo con mi novio”. Olivia Palermo, la 'it girl' internacional, era anoche la gran atracción de la fiesta con que Eau de Rochas convertía la Embajada francesa en un mar de flores blancas.

La atracción y también la comidilla de todos los corrillos de famosos nacionales, que intentaban discernir el porqué del éxito de una mujer que posee la extraña capacidad de conseguir que una instantánea suya con una prenda, un bolso o unos zapatos determinados revolucionen el mundo de la moda y se conviertan en oscuro objeto de deseo.

Olivia Palermo: "Estoy muy contenta de venir a España, siempre me acogen con los brazos abiertos"

Ella y la actriz Maribel Verdú ejercían de embajadoras de la firma y, si bien la actriz española había atendido sus labores promocionales durante el día, Palermo había permanecido escondida hasta el momento en que Rochas la prestaba unos minutos para las cámaras y solo unos segundos para las grabadoras y las consabidas preguntas sobre su relación con España.

¿Qué es lo que más te gusta de España?

- Me gustan muchísimas cosas… El sol, la luz, la alegría, la moda…

¿Qué perfume usa Olivia Palermo?

- Cualquiera de Eau de Rochas. Para cuando quieres algo suave, para cuando quieres tener energía, para momentos sexys…

¿Te gustan los hombres españoles?

Y aquí declaró su admiración por Javier Bardem y se acabaron las preguntas.

"¡No me digas, que ha venido sin novio!"

“Ella, es mona, sí. Poca cosa, pero mona. Su novio es el que está cañón. ¿Viene con ella?”. Begoña Trapote abría la caja de Pandora. Olivia, con su cabello recogido a la griega y un traje brocado en plata y verde agua de casaca y minishort, “estaba mona”, y será una 'celebrity' internacional, pero la belleza de su chico, Johannes Huebl, la precede.

“¿Y el novio? ¡No me digas, que ha venido sin novio!”, preguntaban como si de un coro griego se tratara Estefanía Luyck y Raquel Meroño y, ante la negativa, ambas no podían evitar la cara de decepción. Por cierto, Meroño también negaba que hubiera separación, divorcio o ruptura con su marido, el restaurador Santiago Carbones, dueño del nuevo rendez vous madrileño “¡Válgame Dios! Te vas una semana a México y, cuando vuelves, resulta que todo Madrid sabe que te has separado. Pues no. Vale que hemos estado enfadados, pero como todas las parejas. Estamos enamoradísimos, se pasó el enfado y punto”.

Paloma Segrelles: "Palomita se ha quitado un muerto de encima"

“Palomita se ha quitado un muerto de encima. Él debía de estar acostumbrado a lo que siempre ha pasado en su familia, que ellos han tenido amantes e historias y sus esposas han mirado hacia otro lado, pero Paloma no. Mi hija no es así”. Paloma Segrelles, madre, con unas joyas antiguas impresionantes y una chaqueta 'peplum' blanca, hablaba de la separación de Paloma hija. “Yo lo he pasado fatal. Se está enterando ahora, pero he sufrido mucho”. “Es que mi madre siempre ha estado con una sonrisa en la boca. Me ha dado muchísimo ánimo para superarlo, y ahora, aunque ha sido un año muy duro, puedo decir que ya estoy mucho más tranquila”, secundaba la interesada, que asegura que, pese a su fracaso sentimental, mantiene lo importante. “Mis hijas, mis padres, mi trabajo y mi casa”. “Mucho mejor que le haya pasado esto ahora que es joven, que con 50 años”, zanjaba la matriarca.

Porque la edad, aparte de sabiduría, trae pocas cosas buenas. “Mi ex suegra está bien. Dice que no le duele nada, pero con la pesadez de tener que estar en un hospital cuando iba a disfrutar de unas vacaciones y, sobre todo, con las energía que tiene y no poder mover la pierna.”, explicaba María Eugenia Fernández de Castro sobre el estado de la Duquesa de Alba, con la que mantiene una relación estupenda, y que acaba de sufrir una rotura de fémur en una escapada a la Ciudad Eterna.

Mar Flores: "Nadie me quita ni la dieta, ni el pilates, ni la natación"

Y de eternidad también habló Mar Flores, pero de su físico. “¿Os pensáis que esto no requiere esfuerzo? Vale que ya el cuerpo lo tengo entrenado, que son muchos años, pero nadie me quita ni la dieta, ni el pilates, ni la natación. Ni un día me escapo.”, confesaba Mar Flores, espectacular con un vestido rojo de Alvarno, que no le permitía muchos movimientos, “pero que me hace una figura total”. "¿Te hace o la tienes, Mar?”. “Tócame la tripa, ¿ves? Dura como una piedra”. Damos fe. Como también del resfriado de Norma Duval.

Con dos consonantes nasales en su nombre, la abuela (quién lo diría) –“mi nieto es una monada, un muñeco”, relataba– las pasaba canutas para presentarse ante el nuevo embajador francés, Jérôme Bonnafont, que acogía la fiesta en sus estancias y jardines por las que corría su hijo bajo la atenta mirada de su marido. Otro de los 'trending topics' de la noche. “¡Con lo que está pasando en Francia con los matrimonios gays! Quién lo iba a pensar de Francia. Y, luego fíjate el embajador, qué naturalidad”, señalaba la vedette que, archipreguntada por el autor de su vestido, generaba más de una cómica situación. “Es bio”. “¿Bio? ¿Biológico?”. “Ro, bío, de bi arbario” y se volvía a pasar un pañuelo de papel por la nariz.

Y antes de las 12, Maribel y Olivia, como dos Cenicientas, ya habían desaparecido del palacio. Maribel, porque esa misma noche cogía un avión para Málaga y “tengo que estar fresca para las entrevistas y la promoción de la película”. Olivia, se comentaba, que para lo mismo, para estar fresca, pero para otro cometido: quemar la tarjeta en las boutiques de la capital. “Pues es diminuta, en foto queda estupenda, pero es diminuta”. A Carmen Lomana le delataban los celillos.