no vivía con sus padres

Fernando Tejero se emociona al recordar su complicada infancia

‘MasterChef Celebrity’ le hizo remover recuerdos de su pasado que lo ponen muy sensible

Fernando Tejero
1 / 6

1 / 6

foto-familiar-de-fernando-tejero. Su foto de la infancia

2 / 6

Captura de pantalla 2016-11-30 a la(s) 13.39.05. Un estupendo cocinero

3 / 6

Captura de pantalla 2016-11-30 a la(s) 13.37.40. Positivo

4 / 6

Captura de pantalla 2016-11-30 a la(s) 13.41.23. Los concursantes viajaron al pasado

5 / 6

Captura de pantalla 2016-11-30 a la(s) 13.39.43. Ha encontrado el amor

Más Sobre...

MasterChef Celebrity

30 de noviembre de 2016, 14:02

En el programa de anoche de ‘MasterChef Celebrity’ pasó de todo. Hasta Fernando Tejero se despojó de la coraza que hasta ahora ha lucido en el programa y se mostró más vulnerable que nunca al recordar su infancia.

Relacionado con esta noticia

En la primera prueba, los aspirantes debían cocinar algo de su casa, un plato que le trasladara a la niñez. Antes, repasaron algunos momentos a través de fotos. Cuando llegó el turno de Fernando, el actor no pudo evitar emocionase. En la imagen estaban sus padres y sus hermanos. Él era el cuarto de seis, y en la imagen se veía que iba vestido de manera diferente a la de sus hermanos mayores. Los jueces quisieron saber el por qué de esto, y él aclaró que no se crió con sus padres, sino con su tía. Por eso los mayores, que sí vivían en la casa familiar iban parejos, y él no.

El ganador de un Goya recordó que aquello que iba a ser algo temporal, se convirtió en casi toda su infancia. Al lado de su tía pasó muchos años hasta los 14, cuando esta enfermó de cáncer y no pudo seguir ocupándose de él.

Tejero aseguró que le habría gustado mantener otra relación con sus padres, sobre todo con su padre. Haber podido hablar con él a corazón abierto, y que este entendiera muchos de sus comportamientos, pero jamás encontró el ánimo necesario para hacerlo.

Aún así, quiso homenajear a la figura de su padre preparando un arroz como los que tanto le gustaba comer a su progenitor. Y aunque Jordi lo encontró falto de sal, a Samantha le pareció que todo el amor que había depositado en la receta se transmitía perfectamente. Nosotros, y seguro que él también, preferimos quedarnos con esta valoración. La que fue hecha desde el corazón y no desde las papilas gustativas.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...