Desde hace aproximadamente tres meses, Isabel Preysler (71 años) y Mario Vargas Llosa (86 años) hacen vidas separadas. Hace ocho años, a todos sorprendió la relación de la pareja. Jamás se escondieron. Durante toda su relación, el escritor y la madre de Tamara Falcó se dejaron ver en ocasiones de lo más diferentes. En eventos públicos, en eventos familiares, durante vacaciones, participando en proyectos como la docuserie de Tamara Falcó en Netflix… Parecía que todo iba viento en popa hasta que se supo que no era así. Según Preysler, los celos de Mario hicieron que tomaran la decisión de romper. Y desde ese momento, el escritor borró todo rastro de su ex, haciendo incluso gala de ello.

Artículo recomendado

El nexo de Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler ante la gran incógnita con su exmujer Patricia

Vargas Llosa, Isabel Preysler y Patricia collage

La vida de Mario Vargas Llosa ha dado un giro en los últimos tres meses. Lejos de quedarse en casa, de transmitir tristeza o soledad por el fin de su noviazgo con Isabel Preysler o de mostrarse desganado, el escritor ha tomado la actitud contraria. El Nobel ha continuado su vida con más ajetreo que nunca y muy bien rodeado. Algo de lo que hace gala y con lo que de alguna manera intenta que lo suyo con Isabel Preysler quede en el pasado. De hecho, cuando se conoció su ruptura, fueron muy pocas las veces en las que él se pronunció al respecto, prefiriendo guardar silencio para darle cuanto menos bombo mejor.

El papel fundamental de Patricia Llosa en la nueva vida de Mario Vargas Llosa

En esto ha entrado en juego Patricia Llosa. Mario Vargas Llosa y ella estuvieron casados durante 50 años, pero en cuanto se conoció la relación del escritor con Isabel Preysler, su matrimonio se dinamitó. Sin embargo, ahora que Preysler ya no está en la vida del Nobel, Patricia ha regresado. Han compartido planes familiares y ella ha estado en eventos importantes para el escritor. Una reconciliación que ha sido de lo más comentada y que ha dejado más atrás si cabe a la madre de Tamara Falcó.

Los hijos de Mario Vargas Llosa que han ayudado a 'borrar' a Isabel Preysler

Los hijos de Mario Vargas Llosa también han jugado un papel fundamental en esto. Álvaro, Gonzalo y Morgana cerraron filas con su padre en cuanto se supo del fin de su noviazgo con Isabel Preysler. Desde entonces, ellos también han borrado de un plumazo a la madre de Tamara Falcó, compartiendo planes familiares y presumiendo de ellos en sus redes sociales. Algo que jamás hicieron cuando Preysler estaba en la vida de su padre.

Las significativas fotos de Mario Vargas Llosa tras romper con Isabel Preysler

De hecho, hace tan solo unos días Álvaro Vargas Llosa compartió una imagen de lo más significativa de su padre. La familia al completo viajó a Lima para asistir a la boda de Josefina, una de las nietas del escritor. Mario ha aprovechado para quedarse unos días allí y su hijo ha compartido unas instantáneas en las que aparece sentado en uno de los escritorios que tiene en su vivienda de allí, ejerciendo su labor de escritor y rodeado de libros. La clara muestra de que está inmerso en la literatura y que su ruptura con Isabel no ha supuesto falta de inspiración.

Mario Vargas Llosa en el ámbito laboral tras su ruptura con Isabel Preysler

Esta imagen es una muestra más de que en lo profesional, Mario Vargas Llosa está de lo más activo desde su ruptura. Hace unas semanas ingresó en la Real Academia Francesa. Un acto en el que no echó de menos a Isabel Preysler y en el que estuvo arropado por toda su familia. Además, tendría intención de presentarse a las elecciones presidenciales de Perú, según contaron hace unos días en ‘Socialité’. A esto hay que sumar su labor diaria de escribir y de seguir creciendo en su profesión. Todo son muestras de que el hecho de que Preysler ya no esté en su vida, lejos de hundirle, ha hecho que se centre más en él mismo sin importarle qué será de la vida de su ex.