Hay un detalle que la prensa extranjera suele señalar para hablar de una posible crisis matrimonial entre Letizia (51 años) y Felipe VI (56 años). Muchos medios internacionales han señalado en más de una ocasión que nuestra Reina no lleva el anillo de compromiso puesto en su dedo anular, una alerta que según ellos conduciría a que la pareja no pasa por uno de sus mejores momentos. Sin duda una señal extraña que tiene varias razones lógicas que no conocerían los periodistas de otros países pero que nosotros vamos a explicar.

Felipe y Letizia se comprometieron en 2003 y se casaron en mayo de un año después, pero desde entonces rara vez la Reina ha sido vista usando su anillo de compromiso en públicoDe hecho, la prensa internacional destaca que tienen la referencia de haberlo visto por última vez en 2012. Eso sí, en su lugar suele optar regularmente por usar uno chapado en oro de Karen Hallam. Y es que como resultado de habérselo quitado se ha generado durante años muchas especulaciones sobre los verdaderos motivos por lo que no lo lleva y siempre se ha dejado caer que estaban al borde del abismo. 

Artículo recomendado

El llamativo apodo con el que los británicos conocen a la reina Letizia después de su última aparición

Letizia

Pese a ser una joya muy incómoda para su uso en los eventos reales, Letizia sí presumió de él durante el primer lustro de su matrimonio hasta que de un día para otro acabó desapareciendo para siempre. ¿Por qué? ¿Qué pasó para que la consorte no quisiera ponérselo nunca más? 

Ante los rumores de una supuesta crisis, doña Letizia ha aclarado en mas de una ocasión que la joya es incómoda y que le generaba heridas al saludar a la gente con los constantes apretones de manos. Tampoco lleva el de compromiso, pero para esta pieza sí que habría una explicación más lógica y llamativa. Don Felipe entregó en 2003 a su entonces prometida un diseño de Suárez pero en 2011 la Reina tomó la decisión no llevarlo nunca más. Tal como explicaron un año más tarde los periodistas Urreiztieta e Inda en su libro 'Urdangarin, un conseguidor en la corte de Juan Carlos', el anillo había sido adquirido por Iñaki Urdangarin, su ahora excuñado. 

Habría sido Diego Torres, exsocio del exmarido de la infanta Cristina, el que reveló que Felipe eligió esta pieza por catálogo, pidiéndole además a su cuñado que lo recogiera en la joyería de Passeig de Gràcia de Barcelona. Como su entonces mujer no pudo acompañarle, el exduque de Palma acudió con su amigo, quien animó a su socio a pagar con la tarjeta de Nóos. ¿Cuál fue el problema añadido? Cuando el actual Rey quiso pagar al exdeportista lo que se había gastado este no quiso, por lo que finalmente la pieza habría sido fue un regalo de Urdangarin. Motivo por el que la consorte no querría ni verlo. De hecho, Pilar Eyre también contó está anécdota: "Cuando empezaron a destaparse las irregularidades económicas del deportista, Letizia se quitó el anillo de compromiso que él había comprado y no ha vuelto a ponérselo nunca", dijo la periodista. 

Anillo compromiso Letizia

Letizia se quitó el anillo tras lucirlo durante un lustro. 

Gtres

Los detalles del anillo de Letizia 

Tal y como cuentan en la prensa extranjera, el anillo de compromiso de la reina Letizia es "muy singular en comparación con otras joyas reales que en su mayoría cuentan con una gran piedra central y quizás algunas otras más pequeñas a cada lado". Y es que el que portó la mujer de Felipe VI tiene una sofisticada banda con 16 diamantes de talla 'baguette' engastados verticalmente en montura de oro blanco. Según aseguran, valorado en "unos 3.000 euros". 

Para los amantes de los detalles, el anillo de pedida de la Reina es una Alianza de la eternidad, es decir, un hilo de gemas uniformes que simbolizan el amor sin final porque no se sabe dónde empieza ni dónde acaba la serie de piedras. "Un diseño moderno", dijo en su día Felipe VI sobre su elección. 

El anillo fetiche de Letizia

A pesar de que Letizia no lleve este anillo, lo cierto es que tiene uno que no se quita para casi nadaSe trata de un original anillo dorado, de líneas sencillas y con mucha versatilidad. Una pieza artesanal y muy original creada por la diseñadora Karen Hallam, una marca británica pero con tienda física en el barrio madrileño de Chueca. ¿Por qué es su preferida? Aunque su precio oscila los 120 euros, parece que para la Reina tiene un gran valor sentimental. Con un diseño minimalista pero llamativo elaborado en plata y bañado en oro, esta joya parecía haber sido regalada por Leonor y Sofía. 

José Pedrazuela contó a 'La Razón' que Letizia "a veces manda mensajes con sus joyas y su ropa" y "le gustan las piezas sentimentales", por eso apuntó que la princesa y la infanta pudieron ahorrar para tener ese detalle con su madre. Sin embargo, finalmente se descubrió que había sido Felipe VI el artífice de dicho regalo.