Una Casa Real más se suma a las preparaciones navideñas. En esta ocasión, han sido Federico y Mary de Dinamarca acompañados de sus cuatro hijos, Christian, Isabella, Vincent y Josephine, los que han hecho partícipes de su decoración de Navidad a unos invitados muy especiales.

Artículo relacionado

A través de dos vídeos compartidos por la cuenta oficial de Instagram de la Casa Real danesa, y en el marco incomparable que ofrecen las caballerizas de Palacio, hemos podido ver cómo la familia al completo ha preparado una deliciosa merienda rodeada de varios caballos que, por supuesto, también han podido degustar algunos dulces mientras les acariciaban.

Tras coger fuerzas, Mary, Federico y los cuatro niños se han puesto manos a la obra para decorar un enorme árbol de Navidad que alegrará el ambiente en las cuadras. El príncipe heredero, junto a su primogénito Christian, ha sido el encargado de colocar la tradicional estrella en lo más alto de la copa del abeto. Por su parte, la princesa se ha mostrado muy atenta enseñando a sus pequeños cómo colocar bien los adornos.

Según ha informado la Casa Real danesa a través de su web oficial, tanto los establos como el bonito árbol estarán abiertos al público durante todas las Navidades, una visita que se completa con la opción de ver la colección de carruajes antiguos que poseen en Palacio.

Federico y Mary con sus cuatro hijos
Kongehuset

Cuando pasen las Navidades, Christian (13 años), Isabella (12 años), y los mellizos Vincent y Josephine (8 años) dejarán su residencia habitual para permanecer durante unos meses en un colegio en Suiza. Concretamente, los pequeños príncipes permanecerán internos durante doce semanas en la Escuela Internacional Lemania-Verbier. La escuela, que ofrece una educación bilingüe en inglés y francés para niños de entre 3 y 14 años, tiene como objetivo principal "permitir que cada niño alcance su potencial intelectual, al tiempo que les alentamos a disfrutar de muchas actividades artísticas, deportivas y culturales. Nuestro objetivo es que todos los alumnos sean pensadores críticos, creativos y seguros de sí mismos". La princesa Mary también anunció que se mudaría hasta el nuevo destino de sus pequeños para estar más cerca de ellos mientras estén lejos de casa.