La sobrina de Letizia, Carla Vigo, hija de la malograda Erika Ortiz, se caracteriza por no tener pelos en la lengua, aunque, eso sí, se muestra muy cauta a la hora de hablar de su parentesco con la Reina. De vez en cuando, sin embargo, suelta alguna opinión que, por su cercanía a la familia que reside en La Zarzuela, no deja de llamar la atención. Tras la muerte de Erika Ortiz, cuando Carla apenas tenía seis años, Letizia tomó la tutela de Carla, por lo que siente especial cariño hacia la hija de su hermana.

Artículo recomendado

El 18 aniversario de boda de Letizia eclipsado por la mediática vuelta del rey Juan Carlos

El 18 aniversario de boda de Letizia eclipsado por la mediática vuelta del rey Juan Carlos

Carla, que trata de forjarse una carrera como actriz y que vive feliz junto a su novio, Álvaro, al que presentó en las páginas de Lecturas, ha sido entrevistada por Vanity Fair y ahí ha hablado de un detalle de su tía que no le gusta y que tiene que ver con su físico. Y es que a Carla no le gustan los brazos delgados y tonificados de la reina Letizia, que a buen seguro son el resultado de horas y horas de entrenamiento.

Reina Letizia

La reina Letizia presume de brazos tonificados, fruto de horas de entrenamiento

Gtres

"Es su cuerpo. Si ella se ve a gusto así... En mi opinión personal, y no quiero que por eso digan que soy machista, el cuerpo está bien, pero los brazos así [tonificados] no quedan nada bien en una chica. Si yo tuviera esos brazos, me vería horrorosa, pero si ella se ve bien así…", responde Carla Vigo.

Carla, que apoya totalmente al colectivo LGTBi –ella, incluso, ha llegado a declararse bisexual–, también opina sobre su prima Leonor, llamada a ocupar el trono de España, y sobre lo que pasaría si decidiera unir su vida a la de otra mujer. "Creo que hoy no se podría hacer eso en España. No sé si la institución estaría preparada, pero la gente no, ni de broma; sobre todo porque aquí se critica todo. Tampoco creo yo que mi prima Leonor, aunque pudiese, eligiera una pareja femenina. Recuerdo que, cuando salió esa noticia, la gente decía: 'Eso aquí en España no podría hacerse, porque estamos atrasados'. No estamos preparados mentalmente. En otros países, la gente va un poco más a su rollo y, si hay una ley, pues se le hace caso y ya está", afirma Carla en la citada revista.