Estrenan película arropados por sus amigos

Martiño Rivas y Ana de Armas lo dan todo 'Por un puñado de besos'

¿Y tú qué opinas?

15 de mayo de 2014, 12:29

'Por un puñado de besos' se titula el primer trabajo en solitario de David Menkes, que ha supuesto el reencuentro en la pantalla grande de Ana de Armas y Martiño Rivas. Una cita grabada en celuloide que para el gallego ha sido “como volver a la oficina después de unas vacaciones muy largas, algunos hemos vuelto más bronceados, otro con el pelo distinto, pero con los mismos gestos, las mismas caras… Fue maravilloso ponernos a trabajar desde el primer día”. Un tiempo que para la actriz cubana ha supuesto su despegue internacional con parada y fonda en Hollywood rodando películas con Keanu Reeves o Robert de Niro, de quien dice que “ha sido una inspiración”. Mientras, Martiño ha apostado por el teatro donde su chica, Irene Escolar, ya es una gran señora.

“En el teatro se exige otra cosa de ti. Te demanda una técnica distinta al cine y a la televisión. El teatro es una gran plano fijo que te obliga no solo a actuar con la cara, sino a involucrar a todo el cuerpo. Pero eso tiene su magia y su dificultad”, decía Martiño a Lecturas.

¿Irene te da consejos?

Irene es muy sabia. Me aconseja mucho.

Te brillan los ojos cuando hablas de ella… Estás muy enamorado.

Eres muy perspicaz. Pero sí. Lo estoy.

La más pequeña de la saga Gutierrez Cava aún no le ha podido ver en 'Por un puñado de besos', confesó el actor, un filme en el que vuelven a saltar chispas con su partenaire femenina, Ana de Armas, con quien coincidieron en televisión en el ya mítico 'El Internado'. “Pero parece que no ha pasado el tiempo. Con cada película se inicia una relación muy intensa con el equipo en un corto periodo de tiempo y si tienes ya esa confianza con aquella persona con quien tienes que caminar de la mano durante este tiempo es mucho más fácil. Siempre tienes que construir esa confianza. Con Ana ya estaba hecha y eso es muy cómodo”.

En 'Por un puñado de besos', basada en la novela 'Un poco de abril, algo de mayo, todo septiembre', de Sierra i Fabra, Ana y Martiño viven una arrebatada historia de amor adolescente con alguna carta oculta. La actriz cubana interpreta a una joven seropositiva que hace tabla rasa para recomponer su vida. “Una persona que se muestra tal y como es y desprende positividad, optimismo, ganas de vivir la vida… Y se arriesga mucho. Toma decisiones muy importantes y ahí creo que transmite valores hoy olvidados como, por ejemplo, saber perdonar”, explicaba la actriz, impresionante con un vestido blanco con un fajín compuesto de infinidad de corazones de porcelana.

La actriz acababa de llegar de Chile, según explicó a Lecturas, donde ha terminado de rodar 'Knock, Konck' a las órdenes de Eli Roth y con Keanu Reeves en el reparto. “Rodar con él fue maravilloso, es una persona increíble, humilde, de la mejores que he conocido los últimos años y extremadamente profesional”.

¿Qué fue lo que más te gustó de él?

Lo que más me sorprendió fue su sentido del humor, es muy gracioso. Es un actor de primera y eso hace que tu trabajo sea más fácil y te sientes como con un colchón, muy segura en cada escena. Es muy paciente y entregadísimo.

También has rodado con Robert De Niro, ¿no?

'Hands of stones' se titula la película. Impresiona mucho… Yo sentía con él mucha inspiración. A esa edad y con tanta experiencia, sigue amando lo que hace y eso, eso da mucho sentido a tu profesión a tu carrera.

En unos días volverá a Los Ángeles, donde ha comenzado su experiencia americana, lo que aún no sabe es si seguirá esta aventura sola o acompañada de su novio y director de cine David Victori, a quien presentó en el Festival de Málaga al igual que esta película. “Ya se verá”, dice esquiva.

Pero quién sabe si os sale la oportunidad de trabajar juntos…

¡Uy! Trabajar en pareja es muy complicado.