En Múnich

Guardiola, todo un ‘bávaro’, celebrando la Oktoberfest

Lo acompañó su mujer, Cristina Serra

Cerrar galeríaDesplegar galería
1 / 4

1 / 4

gtres u291701 007. Xabi y Nagore brindan en la Oktoberfest

2 / 4

gtres u291701 023. Reconocedlo, el modelito bávaro no les queda nada mal a Pep y a Cristina

3 / 4

gtres u291701 022. Los Guardiola Serra tomaron cerveza en grandes jarras y disfrutaron de platos típicos alemanes

Más Sobre...

Fiestas famosos Entrenadores de famosos

1 de octubre de 2015, 10:50

Ya se ha convertido en una imagen tradicional, pero de igual manera nos sigue alucinando ver a nuestro Pep Guardiola con su camisa de cuadros, sus bermuditas verdes de tirolés, su chaleco y los calcetines blancos por las rodillas. ¡Guardiola parece uno de los niños de ‘Sonrisas y lágrimas’! Y hay que reconocer que el trajecito de bávaro no le queda nada de mal… Desde que trabaja como entrenador del Bayern de Múnich no falla a la Oktoberfest con los chicos de su equipo.

Jarras en mano y sentados en grandes mesas de madera, los futbolistas brindan por una temporada cargada de éxitos, en la que tengan que descorchar no ya botellines de cerveza, sino que los litros de champán corran a raudales. Chicos, moderación, que sois deportistas.

Cristina Serra, casada con Pep, acudió con el clásico ‘dirndl’ femenino, que tanto favorece a las mujeres. Cinturas marcadas, faldas con vuelo y escotes cuadrados.

La pareja se trasladó a la ciudad alemana en 2013. Toda la familia Guardiola se instaló en Múnich y ahí llevan una vida completamente alejada de los focos. Cuando vivían en Cataluña, tampoco eran amigos de apariciones públicas, ni de acudir a eventos. Prefieren preservar su intimidad y que sus hijos tangan una vida lo más normal posible.

Cristina y Pep se casaron en 2014 después de llevar años de relación.

También disfrutaron de la fiesta de la cerveza Xabi Alonso y Nagore Aramburu, que viven en Alemania desde el año pasado, cuando el jugador abandonó su puesto en el Real Madrid para irse a jugar en el extranjero y llevarse consigo a su familia al completo.

Una curiosidad: Guardiola ha confesado que no disfruta demasiado esta celebración, puesto que él prefiere la cerveza de botellín y no servida en grandes jarras de litro. Le tocó hacer el sacrificio. Todo sea por la unidad del equipo.

Noticias relacionadas

Más Sobre...

Loading...