Con más de 360.000 seguidores en Instagram, Makoke se ha convertido en una auténtica influencer y no duda en compartir su rutina diaria para presumir de figura sin renunciar al placer de la comida. Cada mañana, la colaboradora de televisión lleva a cabo su rutina deportiva en ayunas y después disfruta de un merecido desayuno para recuperar toda la energía. Una comida tan importante que influye en el estado de ánimo y en el rendimiento físico y mental durante el día.

Artículo recomendado

EXCLUSIVA Makoke, en apuros económicos por no ir a ‘Supervivientes’

EXCLUSIVA Makoke, en apuros económicos por no ir a ‘Supervivientes’

Makoke compartía a través de Instagram un delicioso desayuno compuesto por una rebanada de pan integral con aceite, una tortilla francesa y medio aguacate. Un almuerzo muy completo y equilibrado con fibra, proteína y grasas (buenas) imprescindible para presumir de cuerpazo a sus 51 años ¿Quién ha dicho que la comida sana es aburrida?

Makoke almuerzo

Makoke comparte lo que come para presumir de cuerpazo

Instagram @makoke_

Con el verano en el horizonte y la temida 'operación bikini' buscamos perder esos kilitos de más y esta opción de desayuno sumado a un café o té es perfecta para mantener la báscula a raya sin renunciar al sabor.

Artículo recomendado

Makoke te enseña a combinar los pantalones de campana para lucir mucho más estilizada

Makoke te enseña a combinar los pantalones de campana para lucir mucho más estilizada

La colaboradora de televisión es una apasionada de la cocina y no duda en compartir su buen hacer entre fogones a través de Instagram. Tras este sencillo y rico desayuno, Makoke disfrutó de un wok de pollo y verduras para comer y salmón al vapor para cenar. Un menú cargado de nutrientes muy fácil de copiar.

El truco de Makoke para lucir una piel joven

Al margen del deporte y una dieta saludable, Makoke ha incluido a su rutina diaria la ingesta de colágeno en ayunas. Una proteína que se va perdiendo con el paso de los años y que favorece al aspecto de la piel reduciendo notablemente las temidas líneas de expresión ocasionadas por la edad.