Los participantes de 'El tiempo del descuento' han vuelto a la casa de GH VIP 7 con muchos asuntos que resolver. "¿Quién será tan valiente de volver a jugársela a que su vida vuelva a cambiar?", empezaba diciendo Jorge Javier Vázquez.

Dos de ellos han sido Adara Molinero y Gianmarco Onestini. Se enamoraron dentro de la casa de Gran Hermano pero no se veían las caras desde el último debate del programa, el pasado 20 de diciembre. Rompieron radicalmente y ambos han mantenido versiones muy diferentes de las razones por las que su relación no ha salido adelante.

Artículo relacionado

"Estoy decepcionada", decía Adara a Jorge Javier Vázquez minutos antes de verse las caras con el italiano, y añadía: "Me gustaría que nos lleváramos bien porque al final le tengo cariño". Buenos deseos que se han venido abajo nada más verse.

"Qué raro todo", empezaban diciéndose al reencontrarse, nerviosos y casi sin querer mirarse. Pero muy pronto la mecha se ha encendido entre ellos y, tras tanta tensión acumulada, era bien corta.

Adara y Gianmarco mantienen dos versiones muy diferentes de una misma realidad. Ambos se acusan mutuamente de ser indiferente con el otro y la única verdad es que ambos están realmente dolidos. "No me creo nada", ha insistido Adara.

Adara y Gianmarco reencuentro

A pesar de haber empezado su encuentro con un ofrecimiento de Gianmarco a dejarle su chaqueta para que no pasara frío, el tono ha ido subiendo entre ellos. "Solo me has exigido, me pareces un egocéntrico, tenía una familia y tú donde estabas", le ha reprochado Adara, a lo que Gianmarco le ha contestado: "sigues atacando, ¿quién ha puesto los mensajes en pantalla sin mi consentimiento?".

Adara, muy enfadada, ha dicho que no iba a permitir ni un grito: "A mí no me levantes la voz, vienes muy subidito", y ha terminado contundente: "No me fío de ti, me has decepcionado muchísimo, eres una persona completamente diferente a la que conocí". "La diferente eres tú", ha respondido el italiano, "que cambias de sentimientos por días". Pues no, si los más románticos esperaban otra cosa, no ha sido muy idílico su reencuentro. Más que encuentro desencuentro.