Anabel Pantoja se ha convertido en la estrella indiscutible de las redes sociales durante el confinamiento que está sufriendo el país por el coronavirus. La sobrina de la tonadillera ha tenido que posponer su boda con Omar Sánchez un año y el encierro ha sacado a la luz su lado más divertido. Después de haber sufrido un bache de salud, ya que ha tenido los síntomas propios del virus, la colaboradora ha decidido ponerse manos a la obra y relanzar su faceta de influencer. Gracias a sus entrenamientos y a sus bailes desternillantes, ¡lo ha conseguido!

Artículo relacionado

Tanto es el éxito que está teniendo que la dirección de 'Sálvame' ha accedido a hacerle una sección propia todos los miércoles, 'Puesta a Panto' y sus compañeros se han lanzado a hacer su primera clase con ella. Jorge Javier Vázquez, María Patiño, Rafa Mora, Miguel Frigenti, Antonio David Flores y Alonso Caparrós se han atrevido a versionar 'Escándalo' de Raphael y el plató de Mediaset se ha convertido en una auténtica verbena.

Anabel se ha convertido en una auténtica revolución. La clave de su triunfo está en la descoordinación de sus movimientos y la divertida expresión de sus caras, y por ese motivo ha conseguido superar, ya, el millón de seguidores en Instagram.

Además, es la persona más parodiada en el mundo de las celebrities y alguna de sus frases son dignas de recordar: "Un yogur y a la cama", le ha escrito una de sus fans. "¿Qué yo me coma un yogur y me vaya a la cama? jajajaja. ¿Cómo dices eso muchacha?", le ha respondido con tono burlón.

Nadie puede resistirse a una buena dosis diaria de la prima de Kiko Rivera. Durante las últimas semanas, ha invertido toda su energía en hacer sentir bien a los demás y, lo más importante, sentirse bien ella misma. Por eso mismo, ha recibido infinidad de mensajes de ánimo y apoyo: "Gracias por hacernos reír tanto", "Eres la mejor", "Eres una gran persona de verdad".

Alejada de su familia

Anabel está viviendo el estado de alarma alejada de su familia y en alguna ocasión, se ha mostrado muy preocupada por la salud de su madre, ya que ha tenido que pasar por quirófano en plena crisis.

"Gracias a Dios está todo bien. Le han operado de la rodilla, se le rompió la rótula. Qué ganas de volver a abrazarla y sentirla cerca".