En cada uno de los episodios de ‘En el nombre de Rocío’, Rocío Carrasco no deja a nadie indiferente. En el capítulo 8 que se ha emitido en Mitele Plus, la hija de Rocío Jurado relata uno de los momentos más complicados, el de la enfermedad de su madre. La cantante estuvo ingresada durante un tiempo en Houston a consecuencia del cáncer que padeció, y en el hospital se vivieron algunos instantes desagradables que todavía hoy conmueven a su hija cuando los recuerda. Entre ellos, algunos muy relacionados con el malestar que sentía por el comportamiento de algunos de sus familiares, entre otras cuestiones por el dinero.

Artículo recomendado

Rocío Carrasco habla del verdadero papel de Fidel Albiac en los momentos críticos de Rocío Jurado

Rocío Carrasco habla del verdadero papel de Fidel Albiac en los momentos críticos de Rocío Jurado

Rocío Carrasco se ha remontado al momento de viajar a Houston y ha revelado que los billetes de “Amador, Gloria, José Antonio, José y Rosa los paga mi madre. Fidel y yo los pagamos nosotros”. Además, ha explicado que de alojamiento no tuvieron que pagar porque eran “dos pisos propiedad de un matrimonio mexicano. Les tengo un cariño inmenso y les estoy eternamente agradecida por todo lo que hicieron por nosotros”. Y ha sido al recordar la convivencia en esas casas cuando la hija de Rocío Jurado ha destapado que “cuando estábamos en la casa, Fidel y yo salíamos a comprar con nuestro dinero y hacíamos unas lentejas… A los demás, el dinero se lo daba mi madre”.

Rocío Carrasco
Mediaset

Además, ha revelado uno de los puntos de discordia. “Fernando (el mismo dueño del piso) nos dejaba un coche que fue motivo de discordia. José Antonio y Gloria le pedían dinero a mi madre para la gasolina”. Entonces, Rocío Carrasco ha contado una situación que tacha de “grotesca”. Sobre cómo gestionaban estos momentos, ha explicado cómo Rocío Jurado “mandaba sacar dinero, tenía un bolsito donde tenía las llaves y billetes. Era una situación que me parecía dantesca. Ella desde la cama de un hospital repartiendo dinero… Una situación muy fea”. Y no se ha quedado ahí.

Rocío Carrasco también ha relatado que “hubo un día que mi tía quería el coche no sé para qué y le dije a José Antonio que nos dejara en el hospital y luego se quedaba con el coche, sin problema. Al día siguiente me pidieron el dinero de ese viaje”. Tras recordar todo esto, la hija de Rocío no ha tenido ninguna duda en tachar la situación de “muy rara, muy grotesca y muy asquerosa”.