Barcelona, ciudad de paz. Ese ha sido el mensaje bajo el que se han agrupado los actos que conmemoran el aniversario de la tragedia vivida el año pasado en las Ramblas y en Cambrils, y que ha estado presididos por Felipe VI y doña Letizia. Los Reyes han centrado toda su atención en las víctimas de lo ocurrido, y en los familiares de las 16 personas que perdieron la vida en estos dos atentados.

Don Felipe, con rostro compungido, ha saludado una a una a las personas a los que el 17 de agosto del 2017 les cambió la vida para siempre. Les ha escuchado y, por sus gestos, se apreciaba lo conmovido que estaba. A su lado, la Reina, escuchaba sin perder detalle el relato de quienes eran los verdaderos protagonistas del día.

En el acto ha dado comienzo a las 10:30 y se ha celebrado en la Plaza de Catalunya. En total han sido 45 minutos de emoción contenida, que han tenido a la periodista Gemma Nierga como conductora, que ha leído un escrito en los cuatro idiomas de las víctimas mortales: español, catalán, portugués e inglés. Además, las voces de un coro infantil, cantando el ‘Imagine’ de John Lennon, deseando una tierra en la que no haya guerras ni diferencias entre personas, , han resonado fuerte haciendo llegar su plegaria a un mundo que hoy, más que nunca, mira a Barcelona y recuerda el día en que el terror la asoló pero no impidió que sus vecinos salieran a la calle a gritar que no tenían miedo.