La Reina Letizia es una mujer de fuertes convicciones, sobre todo cuando se habla de su alimentación y de la de su familia. No come cualquier cosa y selecciona cuidadosamente todo lo que va a parar a su plato. Así lo vimos en el vídeo difundido por Casa Real en el que se apreciaba a Felipe, Letizia y sus hijas, Leonor - condecorada hoy con el Toisón de Oro- y Sofía: sopa de acelgas y champiñón y caballa con verduras con brócoli. El menú más saludable de todos. Una premisa que también llevará a cabo durante la celebración en el Palacio de la Zarzuela del cumpleaños de Felipe VI.

Artículo relacionado

Como la gran amante de la dieta mediterránea, así como de los ingredientes ecológicos, que es, Letizia va a tratar de que en la mesa no estén dos de sus enemigos: fritos y dulces. Estos son los dos alimentos desterrados de su plan de alimentación. La Reina promueve un estilo de vida ‘healthy’ basado en proteínas de alta calidad, como pescados frescos, pollo de corral, pavo, huevos, yogur natural, quinoa y frutos secos; hidratos de carbono con bajo índice glucémico, grasas saludables... y bebidas que tanto éxito tienen entre los amantes de la vida sana como el té kombucha. Pero este estilo de vida no solo se practica en la cocina o en el comedor, también se 'ejercita'. Letizia se mantiene activa con media hora diaria de ejercicio físico, y, entre sus preferencias, destaca la zumba.

Del azúcar se ha llegado a decir que es la droga del siglo XXI y Doña Letizia parece seguir a rajatabla esta afirmación. No es de extrañar, pues estamos ante una mujer embajadora de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y de una de las asiduas a las ferias ecológicas. La Reina es de las que piensa que cuidarse cuesta muy poco. Lo que está por ver es si se permitirá algún que otro exceso en un día especial por dos motivos: el 50 cumpleaños del Rey Felipe y la imposición del Toisón de Oro a la princesa Leonor.