La final de 'Gran Hermano VIP 7' está a la vuelta de la esquina. Tanto, que las tres finalistas ya han recibido y se han probado los vestidos que van a lucir durante la noche más esperada del concurso, en la que una de las tres (Mila Ximénez, Alba Carrillo y Adara Molinero) se convertirá en la ganadora indiscutible. Las concursantes pasan las horas muertas en Guadalix de la Sierra hablando y preocupándose sobre lo que pueda pasar fuera de la casa. Adara, tras el revuelo que se ha generado debido al triángulo amoroso que ha formado con Gianmarco Onestini y Hugo Sierra, pone en duda que el padre de su hijo la reciba en plató.

Artículo relacionado

Durante una charla amena con Alba, la modelo le ha advertido sobre la posibilidad de que Hugo esté en plató para recibirla una vez que salga de la casa más famosa de la televisión: "Se puede armar la marimorena. Lo mejor es que no venga", ha opinado la ex de Feliciano López mientras Adara no se ha mostrado en ningún momento de acuerdo con lo que estaba diciendo su compañera: Hombre, a mí no me importaría pero si ni siquiera ha salido en el vídeo (de apoyo)… que lo entiendo totalmente eh, pero no sé...".

adara y alba gh

La exconcursante de 'GH 17' descarta la idea de reunirse con el que fuera su pareja y tiene claro que no va a ir a Mallorca una vez que termine su aventura en la casa del Súper, aunque se ha mostrado de lo más comprensiva si se vuelve a reencontrar con el ganador de 'GH Revolution'.

Pero lo que verdaderamente le preocupa a Adara es Gianmarco. La joven se ha imaginado una y otra vez cómo será ese instante en el que le tenga delante: "No me voy a acordar de besarle", ha revelado.