La reina de Inglaterra se ha llevado un nuevo disgusto por culpa del príncipe Harry y Meghan Markle. Desde que tomaron la decisión de llevar a cabo el ‘Megxit’ hay cuestiones del comportamiento del matrimonio que no han hecho ninguna gracia a Isabel II. Desde el primer momento la soberana británica y los duques de Sussex tuvieron un tira y afloja sobre cómo se iba a gestionar la nueva situación, pero en más de una ocasión la pareja ha hecho lo que le ha dado la gana sin contar con ella. Y una vez más lo han vuelto a hacer. Según una fuente de Buckingham Palace, Harry y Meghan no han informado a Isabel II del acuerdo al que han llegado con Netflix.

Artículo relacionado

La monarca se ha enterado por otras personas de que su nieto y su mujer van a trabajar como productores de programas, series y reportajes de la plataforma audiovisual y de que se van a embolsar millones de dólares por este trabajo. Esto es algo que no le ha hecho ninguna gracia porque de alguna forma Harry y Meghan han incumplidoel acuerdo que firmaron para poder llevar a cabo su salida de la familia real británica.

Harry, Meghan, Isabel II

Entre los puntos que acordaron se encuentra que aunque ahora ya no formen parte de la monarquía, desde Buckingham Palace tienen que revisar los trabajos que vayan a realizar para comprobar que no dañen la imagen de la corona británica ni la de ningún miembro de su familia. Harry y Meghan sí que habrían informado a palacio de su nuevo proyecto, pero lo que ha resultado un tanto feo es que no se lo hayan dicho directamente a la reina de Inglaterra y que ella se haya tenido que enterar por terceras personas.

Esta es una muestra más de que los duques de Sussex están cada vez más alejados de lo que era su vida como representantes de la corona británica. Toman sus propias decisiones e informan sobre ellas lo justo y necesario, dejando claro que poco les importa lo que puedan pensar los miembros de la familia de Harry sobre su nueva vida en Estados Unidos.