Harry y Meghan han dado un paso muy importante en sus vidas. Los duques de Sussex se han comprado una casa. Lo hicieron el pasado mes de julio y han logrado mantener el secreto hasta ahora, cuando un portavoz de la familia lo ha confirmado a la revista ‘ People’. Hasta el momento la pareja había vivido en la mansión que el magnate Tyler Perry tiene en Los Ángeles. Pero desde que se mudaron a California tuvieron claro que querían comprar su propia vivienda y tras unos meses de búsqueda, por fin la han encontrado. El lugar que han elegido para vivir junto a su hijo Archie es Santa Bárbara. Si algo han priorizado en su búsqueda es que sea un sitio seguro y donde esté asegurada la privacidad. Algo que hasta el momento han logrado teniendo en cuenta que llevan unas seis semanas allí.

Artículo relacionado

Otras de las razonas por la que Harry y Meghan han elegido este lugar es porque tienen como vecinas a personas muy importantes para ellos. Ahora viven muy cerca de Oprah Winfrey y Ellen Degeneres, dos de las mujeres que les han mostrado su apoyo desde que comenzaron su relación y también cuando decidieron abandonar la familia real británica. Además está claro que por ahora están logrando mantener su privacidad teniendo en cuenta que por el momento no se conoce ni la ubicación exacta, ni el precio de la casa, ni cómo es la vivienda que han adquirido.

Harry, Meghan, Archie

Lo que sí se sabe, tal y como ha afirmado la fuente cercana a la pareja, es que esperan vivir allí durante muchos años. En el poco tiempo que llevan fuera de Reino Unido el matrimonio ya ha vivido en Canadá, luego en Los Ángeles y ahora en Santa Bárbara. Pero tienen muy claro que ahora ya no quieren moverse de aquí en mucho tiempo, y más teniendo en cuenta que ya tienen una vivienda en propiedad. Su principal intención es que el pequeño Archie se asiente en esta casa y tenga una infancia feliz en esta zona.