Ya es oficial: El príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, dejarán de pertenecer oficialmente a la primera línea de la familia real británica desde la próxima primavera, cuando se haga efectivo el acuerdo que este sábado ha dado a conocer el Palacio de Buckingham.

Artículo relacionado

El matrimonio compartió, en un comunicado, su deseo de dar un paso atrás y ser económicamente independientes, que aceptó la reina Isabel II tras la famosa cumbre de Sandringham. Tras unos días de conversaciones ya hay acuerdo y lo más llamativo del mismo es que los duques de Sussex perderán sus títulos de 'altezas reales'. La Casa Real británica ha compartido en su anuncio que "entienden que se les solicite que den un paso atrás en sus obligaciones reales, incluyendo los compromisos militares oficiales", así como que "no recibirán más fondos públicos por sus actividades". Lo que sí mantendrán Harry y Meghan es su título de duques de Sussex. Ni el nieto de Isabel II ni la exactriz perderán su ducado en esta nueva etapa.

Isabel II ha compartido la felicidad de Harry y Meghan "por el apoyo continuado que han recibido al embarcarse en este nuevo capítulo de sus vidas", además de que "han expresado su deseo de pagar los gastos de la financiación pública para reformar Frogmore Cottage". El príncipe Harry y Meghan Markle parecen tener claro que quieren disfrutar de su independencia familiar en Canadá, donde la duquesa ya está instalada desde hace días, concretamente desde el pasado 10 de enero, junto a su bebé, Archie. Y en su residencia de Reino Unido, Frogmore Cottage, ya han empezado los despidos, aunque quieren seguir manteniéndola como hogar en Inglaterra.

No han precisado, eso sí, qué ocurrirá con la seguridad del famoso matrimonio. "Se han establecido procesos independientes para determinar la necesidad de seguridad financiada públicamente", reza el texto.