El Palacio de Buckingham ha emitido un comunicado que ha dejado helado a medio mundo. El equipo médico de Isabel II se ha mostrado muy "preocupado" por su salud y le han recomendado que quede bajo su supervisión. Este diagnóstico ha provocado que los miembros de la familia real se desplacen inmediatamente a Balmoral, la residencia de verano de la Reina: el príncipe Carlos, su hijo Guillermo, Camilla Parker. entre otros muchos ya se encuentran en Escocia. El príncipe Harry, por su parte, se encuentran en estos momentos viajando hasta allí para conocer de primera mano todo lo que está ocurriendo en torno a la monarca. Y lo ha hecho sin Meghan Markle.

El tweet que Liz Truss, primera ministra del Reino Unido, ha compartido ha hecho saltar todas las alarmas y hace temer lo peor: "Todo el país estará profundamente preocupado por las noticias del Palacio de Buckingham a la hora del almuerzo. Mis pensamientos, y los pensamientos de las personas en todo el Reino Unido, están con Su Majestad la Reina y su familia en este momento".

Artículo recomendado

Preocupación por el estado de salud de Isabel II, "está bajo supervisión médica"

Preocupación por el estado de salud de Isabel II, "está bajo supervisión médica"

A pesar de que el príncipe Harry ha mantenido tensos desencuentros con la Casa Real Británica, el delicado estado salud de Isabel II ha provocado que el duque de Sussex se desmarque de todos los escándalos y una fuerzas en estos momentos tan complicados con su familia. Pero el hijo de Lady Di lo ha hecho sin Meghan Markle a su lado, y tal y como se ha podido saber, se ha trasladado a Balmoral por separado de otros miembros de la realeza. La exactriz, al igual que Kate Middleton, ha preferido quedar en Londres cuidados de sus dos hijos.

Los duques de Sussex se habían convertido en el centro de todas las miradas durante los últimos días debido al tour europeo que estaban llevando a cabo. El matrimonio acudía recientemente a la ceremonia de apertura de la One Young World 2022 Manchester Summit. Días después, aterrizaban en Düsseldorf (Alemania), para asistir a uno de los actos más significativos para el hermano del príncipe Guillermo, los Juegos Invictus. El matrimonio ha derrochado complicidad en todas estas apariciones públicas y, aunque en un primer momento iban a evitar todo contacto con la familia real, sus planes se han truncado y se enfrentan a un complicado momento personal.