Desde que se conoció el empeoramiento de la salud de Isabel II, todos los miembros de la familia real se trasladaban urgentemente hasta Balmoral para estar junto a ella. El príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles eran los primeros en llegar para estar con la monarca. Después ha habido otras llegadas como la del príncipe Andrés, Eduardo y Sofía de Wessex o el príncipe Harry. Este último, que tenía en Londres un acto que ha cancelado, ha llegado por separado del resto de familiares. Finalmente, se anunciaba la peor de las noticias: la monarca fallecía a los 96 años. Pero si algo ha llamado especialmente la atención han sido dos grandes ausencias, las de Kate Middleton y Meghan Markle.

Artículo recomendado

La reina Isabel II muere a los 96 años de edad rodeada de su familia

La reina Isabel II muere a los 96 años de edad rodeada de su familia

Ni la duquesa de Cambridge ni la de Sussex se han trasladado hasta Balmoral. Kate Middleton y Meghan Markle no han viajado junto al príncipe Guillermo y el príncipe Harry para estar a su lado en este duro momento que les ha tocado vivir tras la muerte de Isabel II. La razón por la que Kate se ha quedado en Londres es que sus hijos han comenzado hoy el colegio y por ahora ha preferido quedarse junto a George, Charlotte y Louis para estar pendiente de este día tan importante para ellos. Después se ha sabido, tal y como han contado desde la BBC, que Meghan Markle tampoco ha viajado hasta allí. Según señala el corresponsal real de la BBC, Nicholas Witchell, su ausencia se habría debido a su temor a no ser recibida por su familia política "calurosamente".

Kate, Meghan, Guillermo, Harry

Kate Middleton y Meghan Markle no han viajado junto a los príncipes Guillermo y Harry.

Gtres

La casualidad ha querido que este difícil momento para Isabel II haya pillado al príncipe Harry y Meghan Markle realizando un tour europeo. El pasado jueves 8 de septiembre tenían que aparecer en un evento en Londres, pero no tuvieron más remedio que cancelarlo. Aunque mientras él ha viajado a Balmoral para reunirse con su familia y con su abuela, ella se ha quedado en la capital británica junto a sus hijos Archie y Lili, imitando de alguna forma el gesto que ha tenido Kate Middleton de no viajar a la residencia en la que está la reina Isabel II en estos instantes tan delicados para la familia.