La reina Isabel II se encuentra "cómoda" en Balmoral, pero ha quedado bajo supervisión médicadespués de que haya dejado preocupados al equipo de expertos que vela por su salud este jueves durante la última revisión a la que se ha sometido la monarca. Ha sido la Primera Ministra, Liz Tuss quien, a través de un escueto comunicado vía Twitter, ha despertado las alarmas sobre el delicado estado de salud de la reina. Tal como se ha confirmado también, el príncipe Carlos y Camilla Parker se han trasladado con carácter urgente a palacio para estar al lado de la reina. El príncipe William también también ha puesto rumbo a Escocia, después de acompañar junto a Kate Middleton a sus hijos a su primer día de colegio. Lo ha hecho acompañado de los príncipes Andrés, Eduardo y Sophie de Wessex, con quienes ha volado hasta Aberdeen y, desde allí, han hecho el trayecto en coche. Se les ha unido el resto de la familia, incluso Harry. Los duques de Sussex, que regresaban a Londres hoy, han cancelado todos sus actos, pero han viajado por separado a Balmoral.

El príncipe Guillermo llega a Balmoral con los hijos de Isabel II, Andrés y Eduardo, y Sophie de Wessex

El príncipe Guillermo llega a Balmoral con los hijos de Isabel II, Andrés y Eduardo, y Sophie de Wessex

Getty

Artículo recomendado

Preocupación por el estado de salud de Isabel II, "está bajo supervisión médica"

Preocupación por el estado de salud de Isabel II, "está bajo supervisión médica"

"Todo el país estará profundamente preocupado por las noticias del Palacio de Buckingham a la hora del almuerzo. Mis pensamientos, y los pensamientos de las personas en todo el Reino Unido, están con Su Majestad la Reina y su familia en este momento", este breve mensaje de Liz Tuss a través de Twitter señalaba la gravedad del estado de salud de Isabel II. En las últimas horas, la reina habría experimentado un empeoramiento de su estado de salud y, tal como ha trasladado Buckingham a través de un comunicado, ha quedado bajo supervisión médica.

El príncipe Guillermo llega a Balmoral con los hijos de Isabel II, Andrés y Eduardo, y Sophie de Wessex

Llegada a Balmoral de parte de la familia de Isabel II

Getty

Las últimas decisiones que había tomado la monarca, por recomendación médica, ya hacían pensar en su delicado estado de salud. La imagen frágil que transmitía este martes al reaparecer en Balmoral ayudada por un bastón para recibir a Liz Tuss en Balmoral (y no en Buckingham, como venía siendo tradición), además de cancelar la reunión con su Consejo Privado que estaba prevista para ayer miércoles, con el fin de "descansar", hacían pensar en un empeoramiento de su estado.

Artículo recomendado

La fragilidad de la reina Isabel II, con bastón, en su última aparición en el palacio de Balmoral

La fragilidad de la reina Isabel II, con bastón, en su última aparición en el palacio de Balmoral

Los medios británicos han confirmado que su hijo Carlos, ante los últimos acontecimientos, ha viajado urgentemente hasta Balmoral, para estar al lado de la reina. Ha ido acompañado de su esposa, Camila Parker, y también se ha desplazado hasta allí el duque de Cambridge, mientras que Kate Middleton se ha quedado al cuidado de sus tres hijos. Un charter ha llevado a Guillermo hasta Aberdeen junto a los príncipes Andrés, Eduardo y Sophie de Wessex. Allí han puesto rumbo en coche hasta palacio. Por su parte, los duques de Sussex han cancelado todos sus actos, y Harry ha viajado también a Escocia. En un primer momento, no se esperaba a Meghan, pero también se ha reunido con la familia. También se encuentra con todos ellos la princesa Ana.